ETA.- Los tres atentados cometidos en Madrid antes de la tregua continúan sin resolverse

La Policía revisa las cámaras de Ifema mientras sospecha de algún tipo de infraestructura cerca de la capital MADRID, 10 (EUROPA PRESS) La investigación de los tres atentados de ETA que sacudieron Madrid en 2005, los últimos perpetrados en la capital de España antes de la última tregua, no ha ofrecido hasta la fecha ningún resultado. En la acción terrorista de ayer, la banda calcó el 'modus operandi' utilizado el 25 de mayo de 2005, robando un vehículo en el noroeste de Madrid que hizo estallar horas después en el barrio de San Blas. Las pesquisas policiales sobre el atentado de ayer se centran ahora en el interrogatorio del dependiente de la tienda de Madrid en la que se vendió la tarjeta prepago utilizada para advertir de la colocación de la furgoneta-bomba y en el visionado de las numerosas imágenes grabadas por las cámaras de seguridad del Parque Ferial Juan Carlos I. El hecho de que la tarjeta prepago se comprase en Madrid hace sospechar a los investigadores de que ETA tiene en Madrid colaboradores o infraestructura en la que apoyarse. Además, que realizasen la llamada a tan sólo un kilómetro de donde aparcaron la furgoneta-bomba podría significar que no tenían que recorrer una larga distancia antes de esconderse. Por otra parte, cuando los rumores sobre la declaración de una tregua por parte de ETA ya se habían instalado en los círculos políticos madrileños a mediados de 2005, la banda colocó un coche con treinta kilos de cloratita en la calle Rufino González de Madrid, junto al metro de Suances. Para perpetrar aquel atentado, los terroristas robaron el coche en San Lorenzo de El Escorial, aprovecharon para volar un puente del Valle de Los Caídos y se detuvieron a montar el artefacto en un descampado de la localidad de Valdemorillo, a cinco kilómetros de donde ayer robaron la Peugeot Partner que luego cargaron con un potente explosivo. No se descarta que ETA haya recuperado alguna infraestuctura "durmiente" que no utilizaba desde 2005. Cuando se encontraban detenidos para montar la bomba fueron abordados por una pareja de policías locales de Valdemorillo que dieron por buena la explicación de que estaban descansando, creyendo que habían sorprendido a una pareja de novios en actitud íntima. Cuando los policías supieron del atentado, ataron cabos y llevaron a los investigadores hasta el lugar, descubriéndose allí pilas y restos de cables. ALAITZ AREITIO. Pero hubo un dato más, los agentes creyeron reconocer a Alaitz Areitio como la mujer que ocupaba el coche. La etarra fue detenida posteriormente en Francia en la primera operación tras la ruptura de la tregua, 48 horas después del comunicado de ETA. La Justicia gala decretó su ingreso en prisión y su arresto no ha aportado nada al esclarecimiento de aquel atentado, informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. En el momento de la detención, Areitio se encontraba embarazada. Otros dos atentados cometidos en 2005 en Madrid continúan sin resolverse, ambos por el método del coche-bomba. El primero tuvo lugar a pocos metros de donde explotó la furgoneta-bomba de ayer hacía exactamente cuatro años, mientras que el segundo tuvo como escenario el aparcamiento exterior del estadio de La Peineta el 27 de junio siguiente. En el caso del atentado en Ifema en 2005, el coche fue robado en la zona de influencia de Madrid, concretamente en Guadalajara.