Expulsado del proceso un presunto miembro de una célula islámica por alborotos

  • Berlín, 28 abr (EFE).- Uno de los cuatro presuntos miembros de la célula terrorista Sauerland fue expulsado hoy tras repetidos alborotos en el proceso que se sigue en Düsseldorf contra ese grupo islámico radicado en Alemania, al que se imputa planear atentados de efectos devastadores en este país.

Expulsado del proceso un presunto miembro de una célula islámica por alborotos

Expulsado del proceso un presunto miembro de una célula islámica por alborotos

Berlín, 28 abr (EFE).- Uno de los cuatro presuntos miembros de la célula terrorista Sauerland fue expulsado hoy tras repetidos alborotos en el proceso que se sigue en Düsseldorf contra ese grupo islámico radicado en Alemania, al que se imputa planear atentados de efectos devastadores en este país.

El turco-alemán Adem Yilmaz, quien en la apertura del proceso ya se ganó una amonestación por negarse a ponerse en pie para el juramento e invocar a Alá, fue desalojado hoy de la vista tras lanzar improperios y mostrar desacato a las advertencias del juez.

El propio procesado, de 30 años, pidió a gritos que se le devolviera a la celda y, tras ordenar el juez su desalojo, se despidió con abrazos de sus tres compañeros de banquillo, los alemanes confesos al Islam Fritz Gelowitz y Daniel Schneider, de 29 y 23 años, y el turco-alemán Atila Selek, de 24.

El juicio contra el denominado grupo de Sauerland se abrió el 22 de abril, bajo grandes medidas de seguridad, y se considera que será uno de los más largos procesos en Alemania contra presuntos terroristas islámicos.

A los encausados se les imputa pertenencia a la "Unión para la Yihad Islámica" (IJU) y haber planeado perpetrar en Alemania atentados con efectos más devastadores que los de Madrid y Londres.

El grupo fue desarticulado en septiembre de 2007, tras meses de observación por los servicios secretos alemanes, que tenían vigilada una casa de vacaciones alquilada en la región de Sauerland, base logística de la célula integrista.

El cuarteto tenía en su poder 730 kilos de material explosivo repartido en bidones y 26 detonadores, con los que según la fiscalía pretendían reeditar en Alemania los ataques del 11 de Septiembre de 2001 contra EEUU, los de Madrid de 2004 o los de Londres de 2005.

Sus móviles eran el "odio a Occidente", especialmente a Estados Unidos, al que imputan "hostilidad al Islám", y se consideraban "muyaidines" dispuestos a morir como mártires para extender la Yihad contra el infiel.

Yilmaz, detrás de cristales blindados como el resto de los acusados, se negó en la primera sesión del juicio a ponerse en pie para prestar juramento, con el argumento de que él sólo se levanta "ante Alá".