Filipinas afirma que no pagó rescate por la liberación de una trabajadora del CICR

  • Manila, 3 abr (EFE).- El Gobierno de Filipinas aseguró hoy que no ha pagado rescate por la liberación anoche de Jean Lacaba y confió en que Abu Sayyaf liberará a los otros dos trabajadores del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), un suizo y un italiano, que retiene en la isla de Joló, a unos 980 kilómetros al sur de Manila.

Filipinas afirma que no pagó rescate por la liberación de una trabajadora del CICR

Filipinas afirma que no pagó rescate por la liberación de una trabajadora del CICR

Manila, 3 abr (EFE).- El Gobierno de Filipinas aseguró hoy que no ha pagado rescate por la liberación anoche de Jean Lacaba y confió en que Abu Sayyaf liberará a los otros dos trabajadores del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), un suizo y un italiano, que retiene en la isla de Joló, a unos 980 kilómetros al sur de Manila.

El secretario filipino del Interior, Ronaldo Puno, señaló en rueda de prensa en Manila que los secuestradores se han quedado reducidos a un grupo "la mitad de lo que eran y, aparentemente, se están quedando sin suministro".

"Creo que son más conscientes de sus limitaciones actuales y de la conveniencia de liberar a los rehenes de lo que eran hace una semana", añadió el ministro.

"Los esfuerzos de nuestro personal uniformado empiezan a dar frutos. Esperemos que Abu Sayyaf se dé cuenta que dejarlos en libertad es lo mejor si se guían por la prudencia y la discreción", agregó Puno.

La filipina Lacaba fue capturada junto al suizo Andreas Notter, de 39 años, y el italiano Eugenio Vagni, de 62, el 15 de enero en la isla de Joló por un comando de Abu Sayyaf a las órdenes de Albader Parad.

Los secuestradores llevaron a los rehenes a lo más profundo de la jungla y empezaron los contactos, principalmente a través del teléfono móvil, aunque también funcionarios del Gobierno regional y periodistas ha podido fotografiarse con Lacaba, Notter y Vagni.

Parad primero exigió ayuda para el desarrollo en la región y después que los militares levantasen el cerco que habían montado en la zona y se retiraran.

Como el Ejército no se replegaba, dieron la semana pasada un ultimátum para que los militares se fueran o decapitarían a un rehén.

En respuesta y antes de vencer la hora del ultimátum, el gobernador de la provincia de Joló decretó el estado de excepción en el territorio el sábado.

El presidente de la Cruz Roja de Filipinas, el senador Richard Gordo, indicó hoy que la situación ha mejorado y es mucho más distendida que hace unos días, aunque siguen "muy preocupados" por los otros dos rehenes.

"Nos gustaría poder hablar con ellos inmediatamente, y con las personas que los retienen para conocer sus intenciones", dijo Gordon a los periodistas en Zamboanga, ciudad a unos 890 kilómetros al sur de Manila y donde Lacaba se reunió esta mañana con sus padres, a los que no veía desde enero.

Fundado en 1991 por un grupo de ex combatientes de la guerra de Afganistán contra la Unión Soviética, Abu Sayyaf está vinculado a la Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático.

Se le atribuyen los atentados más sangrientos de los últimos años en el archipiélago y múltiples secuestros de filipinos y extranjeros.