La bomba que ETA hizo estallar en Amorebieta contenía 2 kilos de amonal y habría sido colocado por un grupo de legales

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS) El artefacto que ETA hizo estallar ayer en Amorebieta, ante la vivienda de un empresario vizcaíno, constaba, aproximadamente, de dos kilos de amonal, una de las sustancias explosivas utilizadas últimamente, de manera habitual, por la organización terrorista. Los autores de esta última acción integrarían un grupo de "legales" a los que la banda habría ordenado cometer el atentado, según informó el Departamento vasco de Interior. El explosivo, que detonó en su totalidad, se encontraba depositado en el interior de un recipiente de plástico, metido a su vez en una bolsa de basura, y colocado junto al muro exterior que delimita la vivienda. El artefacto fue activado mediante un temporizador, cuyos restos fueron encontrados en el lugar y que pertenece a uno de los tipos utilizados habitualmente por ETA. Los datos obtenidos por los especialistas de la Ertzaintza en el lugar de la explosión y las primeras indagaciones confirman la autoría de ETA. No obstante, el Departamento que dirige Javier Balza descarta que los autores del atentado integren alguna "célula especializada en ataques a industriales". Según corroboran los expertos policiales encargados de la lucha contra ETA, la estructura de la banda carece de este "tipo de grupo operativo". Interior cree, como tesis más probable, que los autores integran un grupo de "legales" al que la organización habría ordenado cometer el ataque. La Ertzaintza desmanteló recientemente en Guipúzcoa a un grupo similar, autor de la práctica totalidad de los atentados cometidos en dicho territorio desde el final de la tregua.