La Fiscalía francesa pide penas de 14 a 5 años para 4 miembros de ETA

  • París, 27 mar (EFE).- La Fiscalía francesa pidió hoy 14 años de cárcel para la supuesta jefa de la estructura de información de ETA, Ainhoa García Montero, 12 años para Aitor García Justo y Asier Aranguren, presentados como "sus lugartenientes", y 5 años para el francés Thierry Idiart, que estaba con ellos en formación.

París, 27 mar (EFE).- La Fiscalía francesa pidió hoy 14 años de cárcel para la supuesta jefa de la estructura de información de ETA, Ainhoa García Montero, 12 años para Aitor García Justo y Asier Aranguren, presentados como "sus lugartenientes", y 5 años para el francés Thierry Idiart, que estaba con ellos en formación.

La fiscal, Anne Obez-Vosgien, que hizo su requisitoria "en nombre de todas las víctimas" de ETA, también solicitó que para los tres primeros, que tienen nacionalidad española, se dicte la expulsión definitiva del territorio francés.

Por su parte, en el caso de Idiart, que está en libertad bajo control judicial desde mayo de 2007 -tras haber pasado cuatro años en prisión condicional-, Obez-Vosgien dejó en manos del Tribunal de lo Criminal de París, que juzga a los cuatro desde el pasado lunes, la apreciación de si tiene que volver a la cárcel.

La representante del Ministerio Público insistió en que García Montero fue desde comienzos de 2002 y hasta su arresto junto a los otros tres en Saintes (oeste de Francia) el 9 de mayo de 2003 "la responsable" de la unidad de ETA encargada de recoger y centralizar información operativa y como tal era una "alta responsable de la organización terrorista".

Sin la acción al frente de esa unidad de esta presunta etarra de 34 años "no se hubieran podido concretar numerosos atentados", argumentó, antes de dar una larga lista de los cometidos por la banda en 2001 y 2002.

En ese sentido, puso el acento en que en un atentado "no sólo es responsable el que coloca el coche bomba" o prepara un artefacto, sino que "la responsabilidad es también del que lo concibe y del que decide el objetivo".

Y a la vista de la trayectoria de García Montero en la estructura de información que han puesto en evidencia los diversos elementos de la instrucción, tuvo un papel en "la preparación directa de los atentados" en esa época, aunque no se le pueda imputar de forma precisa uno u otro, apostilló la fiscal.

Obez-Vosgien no quiso pasar por alto la acción de García Montero en ETA como miembro del comando "Buruntza" antes de huir a Francia en el verano de 2001, cuestión que no juzga el Tribunal de lo Criminal de París, pero que es objeto de tres demandas de extradición españolas que han recibido luz verde de la justicia francesa.

Así, recordó que en España se le reprocha su implicación en atentados en los que murieron tres personas, lo que "no es anodino", y que después "se refugió en Francia para continuar su acción, que es una acción de carácter terrorista".

En concreto -precisó-, se trataba de "la centralización de información necesaria" para la comisión de atentados.

Para ello estaba en contacto con el jefe de logística, Félix Ignacio Esparza Luri, y con los máximos responsables del aparato militar, primero la pareja formada por José Antonio Olarra Guridi y Ainhoa Múgica Goñi, y luego su sucesor, Ibón Fernández Iradi, "Súsper", y el lugarteniente de éste, Gorka Palacios Alday.

La fiscal se refirió a la acción de García Justo y de Aranguren como colaboradores directos de García Montero, así como a que además de los cargos que comparten con los demás se les acusa específicamente del robo de dos coches en este sumario.

Respecto a Idiart, indicó que "se estaba formando" con los otros tres para poder trabajar como ellos en las labores de información después de haber estado, desde septiembre de 2001, "en relación directa" con la dirección del aparato militar.