La UE tratará de cerrar acuerdo el jueves para facilitar que los países que lo deseen acojan a presos de Guantánamo

Incluirá un mecanismo de intercambio de información y una declaración conjunta con EEUU sobre lucha antiterrorista

BRUSELAS, 31 (EUROPA PRESS)

Los ministros del Interior de la UE tratarán de cerrar un acuerdo el próximo jueves 4 de junio en Luxemburgo para facilitar que los Estados miembros que lo deseen puedan acoger a presos sin cargos de Guantánamo para ayudar al presidente estadounidense, Barack Obama, a cumplir su compromiso de cerrar este centro de detención antes de enero de 2010.

Hasta ahora, varios países de la UE --entre ellos España, Francia, Alemania, Portugal, Irlanda, Estonia o Lituania-- han respondido positivamente a la petición de Estados Unidos de acoger a presos de Guantánamo. Sin embargo, y a la espera de que la UE adopte una posición común sobre este problema, todavía no se ha concretado cuántos presos vendrán a Europa y cómo se distribuirán.

El acuerdo en el que trabaja la UE tiene una doble dimensión, interior y exterior. En el plano interior, los ministros pactarán la creación de un mecanismo de intercambio de información que obligará a los Estados miembros que acojan a presos de Guantánamo a compartir con los países que no lo hagan todos los datos sobre la situación y la identidad de estas personas. De lo que se trata es de garantizar que estas personas, que aunque estén libres de cargos han sufrido el impacto de pasar varios años en Guantánamo, no planteen ningún problema de seguridad en el espacio sin fronteras Schengen.

Finalmente, será cada país el que decida el estatuto que concede a los presos que acoja. Como parte de las condiciones de acogida, los Estados miembros en cuestión podrían también negociar bilateralmente que los presos no puedan moverse a otros países de la UE, aunque este requisito no aparecerá en el marco europeo, según las fuentes consultadas.

Austria es el único país que mantiene todavía una reserva a este mecanismo porque, además de rechazar acoger presos de Guantánamo, quiere que se recoja explícitamente en el texto que la libertad de movimiento de estas personas estará limitada al Estado miembro que los acoja y no podrán viajar a otros países. Pero esta restricción plantearía problemas desde un punto de vista jurídico porque se trata de personas sin cargos.

LUCHA ANTITERRORISTA

Además de este mecanismo de intercambio de información, los Veintisiete quieren firmar una declaración conjunta con Estados Unidos en la que se deje claro que la UE acepta a presos para garantizar que no habrá otro Guantánamo y que en adelante en la lucha contra el terrorismo se respetarán en todo momento los derechos fundamentales, la Convención de Ginebra o el derecho internacional sobre refugiados.

Con ello, los europeos quieren obtener garantías de que la nueva Administración norteamericana abandone la filosofía de "guerra contra el terrorismo" del ex presidente George W. Bush y se sume al enfoque europeo de "lucha contra el terrorismo" respetando todas las garantías del Estado de derecho.

Esta declaración conjunta se está negociando por videoconferencia y de momento hay dos peticiones europeas que Estados Unidos todavía no ha aceptado. En primer lugar, la UE pide garantías de que algunos de los presos de Guantánamo en cuestión se quedarán también en territorio norteamericano. Además, los Veintisiete quieren que Estados Unidos pague una compensación financiera a los Estados miembros que acojan a presos del centro de detención.

Algunos países, como Austria y Países Bajos, no quieren precipitarse en la firma de esta declaración y prefieren esperar a que la administración Obama defina mejor su política antiterrorista. Pero aquellos que tienen previsto acoger a presos, como España, Francia o Bélgica, apuestan por acelerar los plazos y rubricar el acuerdo también en junio para dar cobertura a su actuación.

Especialmente para París, el acuerdo europeo es urgente ya que el pasado viernes 15 de mayo ya llegó a Francia el preso argelino Lakhdar Boumediene.

Una vez que se haya aprobado el marco europeo, se prevé que los estadounidenses aceleren los contactos a nivel bilateral con cada Estado miembro que ha expresado disponibilidad para acoger a presos y ya se negocie el número de presos y se examine cada caso individual.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo el pasado lunes que España afrontará la acogida de presos de Guantánamo "con todas las cautelas del mundo". El objetivo es garantizar, dijo, que la solución que se adopte sea "jurídicamente impecable" y que al mismo tiempo "no se vea alterada en modo alguno la seguridad de los españoles".