Las protestas en el suroeste de Pakistán tras el asesinato de tres nacionalistas dejan un muerto

  • Islamabad, 9 abr (EFE).- Al menos un policía murió hoy en las violentas protestas que se han desatado en la provincia paquistaní de Baluchistán (suroeste), a raíz de la aparición de los cadáveres mutilados de tres líderes nacionalistas supuestamente asesinados por las fuerzas de seguridad.

Las protestas en el suroeste de Pakistán tras el asesinato de tres nacionalistas dejan un muerto

Las protestas en el suroeste de Pakistán tras el asesinato de tres nacionalistas dejan un muerto

Islamabad, 9 abr (EFE).- Al menos un policía murió hoy en las violentas protestas que se han desatado en la provincia paquistaní de Baluchistán (suroeste), a raíz de la aparición de los cadáveres mutilados de tres líderes nacionalistas supuestamente asesinados por las fuerzas de seguridad.

Las protestas tuvieron lugar en diversas localidades de Baluchistán y en la propia capital, Quetta, donde los manifestantes arrojaron piedras contra comercios, incendiaron varios vehículos y quemaron llantas de coche, según informaron los canales televisivos paquistaníes.

Un policía resultó muerto durante un tiroteo en la población de Khuzdar, mientras que los mercados, la Universidad de Baluchistán y otras instituciones han cerrado sus puertas por los disturbios, de acuerdo con la cadena privada "Geo TV".

Esta madrugada las autoridades hallaron en un área aislada cerca de la localidad de Turbat los cadáveres mutilados de tres políticos pertenecientes a partidos nacionalistas baluchis que, según diversas fuentes, habían desaparecido días atrás.

"El asesinato, supuestamente a cargo de las fuerzas de seguridad, de nacionalistas baluchis es una peligrosa provocación y un grave violación de los derechos humanos", denunció en un comunicado la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán, Asma Jahangir.

Esta fuente agregó que su organismo dispone de pruebas fehacientes de que los políticos fueron secuestrados el pasado día 3 por unos "individuos vestidos de paisano" que iban "escoltados por coches de los cuerpos paramilitares".

"Es algo trágico. Estos asesinatos extrajudiciales son un genocidio. Dirigen hacia la anarquía. Los partidos nacionalistas hemos convocado huelga para los días 11, 12 y 13 de abril", dijo a Efe el vicepresidente del Partido Nacionalista de Baluchistán, Ishaque Baloch.

El jefe de Gobierno provincial, Mohamed Aslam Raisani, del Partido Popular de Pakistán (PPP), condenó el asesinato y lo calificó de "sabotaje" contra el proceso de reconciliación política en la provincia, mientras que el Tribunal Superior de Justicia ordenó abrir diligencias.

En Baluchistán, la provincia más extensa y despoblada del país, rica en recursos naturales pero muy depauperada, operan varios grupos nacionalistas armados que desde hace décadas exigen una mayor autonomía o la secesión de Pakistán.

Cientos de miembros de estas organizaciones han desaparecido en los últimos años, según activistas de derechos humanos.

El pasado sábado, uno de estos grupos, el Frente Unido de Liberación de Baluchistán, liberó al trabajador estadounidense de la ONU John Solecki, a quien había mantenido dos meses secuestrado para llamar la atención internacional sobre las exigencias de los nacionalistas baluchis.

El Gobierno federal, encabezado por el PPP, ha prometido desde que asumió el poder en marzo de 2008 que atenderá las demandas de los baluchis y recientemente aprobó un paquete de ayuda millonario, al tiempo que las autoridades han asegurado estar investigando las desapariciones de activistas.