Las víctimas ven en Patxi López una oportunidad para que Euskadi recupere la libertad y salga de la "ciénaga moral"

Rajoy, Rojo, Dívar, Mayor Oreja y San Gil asisten junto a más de 300 víctimas a la inauguración de un monumento homenaje

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

Las víctimas del terrorismo ven el nombramiento del socialista Patxi López como 'lehendakari' como una oportunidad para que el País Vasco recupere la libertad que "no existía antes" y salga de la "ciénaga moral" en la que a su juicio se había instalado una parte de la sociedad. Además, consideran que su experiencia frente al terrorismo le dará "mucha fuerza para luchar contra la impunidad".

Tras la inauguración de un monumento homenaje a las víctimas del terrorismo promovido por el Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, la presidenta de la Fundación de Víctimas, Maite Pagazaurtundua, aseguró que la sesión de ayer en la que López se convirtió en el primer 'lehendakari' no nacionalista fue "un compromiso de futuro".

"El compromiso de que se va a deslegitimar ante la sociedad vasca aquello que todavía forma un fango moral y hace que una parte de la sociedad esté todavía invisible ante lo que significa el fanatismo y el acoso de miles de familias, la persecución y los asesinatos", explicó Pagazaurtundua antes de reconocer que muchas víctimas siguieron el día de ayer "con mucha atención y mucha esperanza".

Además, recordó que López conoce "en primera persona" la experiencia de vivir bajo la amenaza terrorista y de ver cómo han asesinado a "amigos y contrincantes políticos", pese a lo que ha decidido "seguir adelante" y trabajar "por los ciudadanos". "Eso da mucha fuerza moral para luchar contra la impunidad que ha existido en el País Vasco -argumentó--. Creo que va a tener fuerza para ayudar a eliminar la ciénaga moral y toxicidad en la que se había instalado una parte de la sociedad del País Vasco por miedo, por comodidad o por falta de liderazgo".

También celebró la investidura de Patxi López el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Juan Antonio García Casquero, quien subrayó que "el cambio se palpa en el ambiente" del País Vasco y aseguró que ha llegado el momento de "aprovechar ese tren" para devolver a la comunidad "la democracia y la libertad que no existía". "Lo importante es que las palabras que se han dicho se conviertan en hechos lo antes posible", defendió.

Más crítico fue el ex presidente de la AVT Francisco José Alcaraz, quien apuntó que, aunque tiene "un poco más de esperanza", todavía ve el cambio "con reservas". "Ha pasado muy poco tiempo desde que las víctimas que nos oponíamos al proceso de negociación éramos perseguidas y criminalizadas", recordó.

Así, aunque reconoció que se trata de una "oportunidad" de que "por fin" el terrorismo sea perseguido "en todas sus facetas", mostró su rechazo a la política penitenciaria del Gobierno. "Creo que gota a gota están consiguiendo que muchos terroristas se beneficien de prevendas penitenciarias", denunció.

Por su parte, el director del Observatorio Internacional de Víctimas de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Cayetano González, aseguró que esta cambio político ha sido posible gracias al trabajo y la labor de muchos políticos vascos y reivindicó el trabajo de Jaime Mayor Oreja, María San Gil, Nicolás Redondo y Carlos Iturgaiz.

En este contexto, pidió al nuevo 'lehendakari' que cuide a las víctimas y "repare el desprecio" al que, a su juicio, se han visto sometidas durante el mandato del PNV. "Hay que poner todas las medidas para derrotar política y socialmente a ETA", defendió.

EMOCIÓN DE LAS VÍCTIMAS

La investidura de Patxi López estuvo presente durante toda la jornada de hoy en la que más de 300 víctimas del terrorismo asistieron emocionadas a la inauguración de un monumento homenaje en el campus de Montepríncipe de la Universidad San Pablo CEU. El acto contó además con la participación de numerosas personalidades de la vida política e institucional española como el líder del PP, Mariano Rajoy, el presidente del Senado, Javier Rojo, el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Dívar o el director general de la Oficina de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, José Manuel Rodríguez Uribe.

La sesión de homenaje a las víctimas comenzó con una Misa Solemne y continuó con el descubrimiento del monumento, una escultura de acero corten obra del artista Alfonso Amaya. Los encargados de inaugurar la obra fueron el presidente de la Fundación San Pablo CEU, Alfredo Danigno, y Maite Pagazaurtundua. Posteriormente, dos alumnos de la universidad hicieron una ofrenda floral a los pies de la escultura, que pretende rendir homenaje a las víctimas del terrorismo y, a la vez, "alentar en las futuras generaciones la memoria y el recuerdo por quienes han dado su vida por defender la libertad".

El acto continuó con la lectura de un manifiesto en el que los alumnos de la universidad expresaron su compromiso de velar por la memoria y la dignidad de las víctimas y exigieron que "toda la fuerza de la ley" caiga sobre los terroristas, "así como sobre quienes les amparan o les protegen". Además, exigieron que ningún gobierno negocie con los terroristas, lo que provocó el aplauso de los asistentes. El acto concluyó con el himno de España, ya que "las víctimas fueron asesinadas por defeder al país y su unidad".

Entre los presentes también se encontraban el candidato del PP a las elecciones europeas, Jaime Mayor Oreja, la ex presidenta del PP vasco María San Gil, el consejero de la Presidencia e Interior de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, la líder UpyD, Rosa Díez, la alcaldesa de Lizartza, Regina Otaola, el presidente de la Fundación para la Libertad, Nicolás Redondo Terreros, o el ex fiscal jefe de la Audiencia Nacional Eduardo Fungairiño.

Mayor Oreja destacó la importancia de este acto para reivindicar la importancia de las víctimas del terrorismo, "sus valores y su sacrificio". "Hoy lo que son invencibles son las víctimas, ETA es una organización que se puede y se debe derrotar", defendió.