López dice que su prioridad será alcanzar acuerdos sobre terrorismo y crisis

  • Bilbao, 22 abr (EFE).- El secretario general del PSE-EE, Patxi López, ha asegurado hoy que la prioridad del próximo Gobierno vasco, que él liderará, será la búsqueda permanente de acuerdos contra el terrorismo y para hacer frente a la crisis económica.

Bilbao, 22 abr (EFE).- El secretario general del PSE-EE, Patxi López, ha asegurado hoy que la prioridad del próximo Gobierno vasco, que él liderará, será la búsqueda permanente de acuerdos contra el terrorismo y para hacer frente a la crisis económica.

López ha comparecido esta mañana ante los periodistas en la sede de su partido en Bilbao después de mantener una reunión por espacio de una hora con el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, que se ha centrado en analizar los asuntos prioritarios del próximo Ejecutivo autonómico.

Según ha dicho el candidato socialista a lehendakari, su objetivo prioritario será "intentar acordar con todas las fuerzas políticas con representación en la Cámara las medidas contra el terrorismo, con la firme intención de perseguir, detener y poner a disposición de la Justicia a los terroristas" y, además, de que "no quede espacio de impunidad a quienes justifican y amparan" la violencia.

El segundo gran objetivo del futuro Gobierno socialista será alcanzar un acuerdo con las fuerzas política vascas, todas las administraciones públicas y organizaciones sociales y sindicales con la pretensión de diseñar medidas para salir de la crisis, que, a su juicio, "Euskadi está viviendo incluso con más dureza que el resto de España".

López ha explicado que está "conformando personalmente" el "gobierno del cambio", que será "el que los socialistas" prometieron en la campaña electoral y, por tanto, ha avanzado, será paritario, con igual número de hombres y mujeres, y estará compuesto por miembros del PSE y personas independientes en política.

Ha pedido "responsabilidad" al evitar filtrar nombres de futuros consejeros "para no comprometer a nadie" debido a la amenaza de ETA al nuevo gobierno socialista.

Esa amenaza directa de los terrorista lo es "no sólo al PSE sino también a la sociedad vasca en su conjunto" ya que el Gobierno vasco es uno de "los pilares del autogobierno", según López, y ha felicitado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado por las últimas detenciones de miembros de ETA.

Ha valorado la debilidad en que se encuentra ETA gracias a "la tenacidad de la democracia" y ha avanzado que como lehendakari trabajará "sin descanso" para ver el final de la banda terrorista "más pronto que tarde".

Por ello reclamará "el apoyo de todas las fuerzas parlamentarias para diseñar una estrategia antiterrorista compartida", aunque ha dicho que no cree necesario que tenga "tanta formalidad" como el acuerdo de la Mesa de Ajuria Enea, sino que propone "la unidad en lo básico" para combatir a ETA y "deslegitimar los argumentos de la violencia".

Ha abogado por hacer desaparecer "todos los espacios de impunidad de quienes hoy siguen amparando" el terrorismo y que no tengan lugar "ni en las plazas" de los pueblos "ni en los medios públicos" de comunicación.

El futuro Gobierno vasco socialista extenderá su voluntad de acuerdo al ámbito económico para propiciar el "diálogo social" con todos los agentes económicos e instituciones para hacer frente a la crisis.

"Pero mi oferta de diálogo se refiere especialmente al partido que estaba teniendo responsabilidades de gobierno y que será el principal partido de la oposición en esta legislatura", ha dicho López sin mencionar directamente al PNV.

Ha destacado que, "a diferencia del tripartito de Ibarretxe", el nuevo gobierno "estará internamente cohesionado y trabajará con coherencia en todos sus departamentos", con el objetivo de "unir al país".

López ha indicado que, en virtud del acuerdo firmado con el PP para dar estabilidad al gobierno que él liderara, mantendrá con esa formación un "trato preferente", pero el suyo "será un gobierno abierto permanentemente al diálogo y al acuerdo con otras formaciones".

Ha expuesto que la mayor parte de su reunión con Basagoiti la han dedicado a acercar posturas sobre las primeras medidas del Ejecutivo en materia económica y, según ha aclarado, no han estudiado la posibilidad de presentar una moción de censura en la Diputación de Álava para desalojar al PNV.