ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

López insiste en "tender la mano" a los partidos para lograr "un compromiso democrático" para "acabar con el terror"

Advierte de que la "unidad contra el terrorismo es hoy un objetivo de país que nos obliga a dejar al margen nuestras rencillas políticas"

PORTUGALETE (VIZCAYA), 25 (EUROPA PRESS)

El candidato a lehendakari del PSE-EE, Patxi López, aseguró hoy que "muy pronto" dirigirá el Gobierno vasco por lo que insistió en su llamamiento "a la responsabilidad de todos los partidos políticos democráticos" para lograr "un compromiso democrático" que supondría "un paso definitivo para acabar con el terror".

En la ofrenda floral con motivo del vigésimo segundo aniversario del atentado contra la Casa del Pueblo de Portugalete, en el que fallecieron Maite Torrano y Félix Peña, López indicó que es necesario "volver a llamar a la responsabilidad de todos los demócratas, de todos los partidos políticos democráticos porque la unidad es la mayor" debilidad de ETA.

"Debemos de ser todos conscientes de que esa unidad contra el terrorismo es hoy un objetivo de país, que nos obliga a dejar al margen nuestras rencillas políticas para poner en valor lo que nos une y sumar esfuerzos", agregó.

Asimismo apostó por "sumar esfuerzos para usar todas las herramientas del Estado de derecho en el combate contra ETA y para impedir que haya un solo espacio público de impunidad para quienes siguen amparando y justificando la violencia".

"Muy pronto estaremos en el Gobierno vasco y tenemos las ideas y los objetivos claros. Pero alcanzarlos es una cuestión que compete a todos y quiero volver a tender la mano al resto de partidos del nuevo Parlamento vasco y reiterar que, desde el comienzo de mi mandato, voy a poner todo mi empeño en alcanzar un compromiso democrático contra el terrorismo que podamos compartir e impulsar todos", insistió.

En este objetivo, mostró su esperanza en "contar con la colaboración de todos" que sumará a su propio esfuerzo porque, advirtió, "si lo conseguimos, daremos un paso definitivo para acabar con el terror".

Este logro, agregó, "se lo debemos a Maite y a Félix, se lo debemos a todas las víctimas del terrorismo, se lo debemos a todos los que hoy siguen viviendo bajo la amenaza del terror". "Ojalá muy pronto podamos volver a este parque para decirles 'se acabó'", añadió.

En su discurso, el dirigente del PSE-EE también recordó que "la acción del Estado de derecho ha debilitado a ETA, hasta el punto de que en los últimos meses ha perdido a tres de sus cabecillas", pese a lo que subrayó que "mantiene su capacidad para hacer daño".

A su entender, la banda terrorista "se encuentra acorralada y ha perdido la batalla porque sabe que jamás podrá doblegar a la democracia ni a los demócratas".

Según López, durante los últimos años se ha avanzado también en la "deslegitimación ética y social del terrorismo" con logros como el acuerdo alcanzado para "garantizar por ley el derecho a la memoria, la dignidad y la justicia que merecen las víctimas".

Asimismo, también destacó que "la voz de ETA ya no tiene tanto eco" tras la ausencia de representantes de la izquierda abertzale ilegalizada en el Parlamento vasco.

"Pero, ni nos podemos ni nos vamos a engañar, sabemos que tenemos todavía mucho trabajo por delante para que nadie tenga que salir a la calle con escolta, para que ni una sola persona tenga que mirar los bajos de su coche, para que no haya ni un sólo barrio en Euskadi en el que una ciudadana o un ciudadano tenga que bajar la voz por temor a que alguien pueda oír lo que dice y convertirnos en objetivo terrorista", dijo.

GOBIERNO VASCO

La labor del futuro Ejecutivo que él dirija, agregó, también pasará por "conseguir que los jóvenes sean capaces de entender" que "nadie tiene derecho a acabar con la vida de quien no piensa como él".

Como "futuro lehendakari del Gobierno al que ETA ha puesto en su punto de mira", adelantó que se "dejará la piel para desterrar definitivamente la violencia". En este sentido, también señaló que su objetivo pasa igualmente por "garantizar la convivencia en una Euskadi en paz y en libertad, donde todos los proyectos políticos se puedan defender sin miedo, usando como única arma el valor de la palabra".

El dirigente socialista recordó que, entre otras políticas, se empleará en lograr "reforzar el papel de la Ertzaintza en la lucha antiterrorista", en dejar trabajar a los jueces "sin ningún tipo de presión", en impulsar "de manera decidida" la educación en valores "para que los escolares vascos entiendan que vivimos en una democracia que integra a todos y que merece la pena defender".

De igual forma, el futuro Gobierno vasco del que él sea lehendakari "hará de los medios de comunicación públicos transmisores de principios democráticos, de libertad, de convivencia, desde el respeto a la pluralidad y diversidad de este país".

"Vamos a trabajar sin descanso para erradicar de esta sociedad las ideas falsas y las actitudes absolutamente antidemocráticas que han justificado, alentado o comprendido la utilización de la violencia como medio para obtener objetivos políticos, porque, cuando consigamos eso, ETA desaparecerá definitivamente", advirtió.

En la ofrenda floral estuvieron presentes numerosos militantes y dirigentes del PSE-EE, como su secretario de Organización y su portavoz parlamentario, Rodolfo Ares y José Antonio Pastor, respectivamente. También acudieron al Parque Ellacuría de Portugalete el delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces, la directora de la Oficina de Atención a las Víctimas del Gobierno vasco, Maixabel Lasa, o el portavoz del PP vasco, Leopoldo Barreda, entre otros.