López: "Siempre tendré la mano tendida. No importa que ahora la rechacen, en el camino nos vamos a encontrar"

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El 'lehendakari' vasco, Patxi López, afirmó hoy, en una intervención sorpresa durante el mitin del PSOE en el Palacio de Vistalegre, que siempre mantendrá la "mano tendida" en Euskadi en la búsqueda de la paz y el entendimiento: "Ésta es la mano que tendré siempre tendida en Euskadi. No importa que ahora la rechacen, sé que en el camino nos vamos a encontrar", sentenció.

Emocionado ante 20.000 personas al grito de "Patxi, presidente", López indicó que no va a gobernar "contra nadie ni contra nada", sino "a favor de Euskadi", y añadió: "Se va a abrir un nuevo tiempo en el País Vasco, que nadie espere revanchas con el pasado". "No me lo pongáis más difícil todavía, porque hay veces que no es fácil encontrar las palabras", dijo apabullado ante las esperanzas depositadas por los miles de militantes que abarrotaban el pabellón de Carabanchel.

"Ha sido una semana llena de emociones, y de sentimientos a flor de piel.... no todos los días le dicen a uno lehendakari", reconoció con una sonrisa. El responsable socialista, que acudió al estrado invitado por el ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, destacó que luchará con la "mano tendida" para lograr el "entendimiento con todos para hacer Euskadi, para defender a los ciudadanos, sus libertades, sus ciudadanos, sumar voluntades y sentimientos para estar todos juntos".

"Ésta es la mano que ahora os quiero tender a todos vosotros, es la mano del amigo, la mano para brindar por la paz y la libertad. Esta mano que busca entenderse con todos los pueblos y las comunidades de España", recalcó López y reclamó "no más conflictos artificiales", sino caminar "juntos para hacer la España plural y diversa que nos permite convivir con los que pensamos de manera diferentes". "Esa España plural y diversa, que entiende tan bien nuestro presidente del Gobierno y secretario general", dijo en referencia a Zapatero.

"No quiero una Euskadi dividida o enfrentada. No habrá ni una sola política que margine o excluya a nadie. No quiero una Euskadi que se defina por sus conflictos, o por sus bombas, sino por su validad de vida. Quiero que el gobierno de Euskadi no se centre en cuestiones identitarias que nos separan, sino abordar los problemas de los ciudadanos. Una Euskadi que una fuerzas para luchar por la paz, combatir la crisis, por la libertad y por la democracia", manifestó.

"Pero se acabó el decir lo que yo quiero, asumo mi responsabilidad", sentenció ante un público absolutamente rendido que terminó emocionado al escuchar a López recordar a víctimas de ETA como Buesa e Isaías Carrasco.

El socialista vasco defendió, no obstante, la "singularidad de Euskadi" y reconoció sentir "pasión por las ideas socialistas, por la libertad, la igualdad, la justicia", pero especialmente "pasión por Euskadi y por sus gentes". "Por la tierra en la que están las raíces y las almas de nuestros compañeros Buesa, Ísaías Carrasco,... ¿Quién puede decir que los socialistas no somos de fiar?", se preguntó, para responder inmediatamente: "Vamos a construir país".

Asimismo, López dijo estar orgulloso de su partido y "de ser socialista". "Nos hemos caído muchas veces, pero nos hemos vuelto a levantar. Nos han asesinado, pero nos hemos mantenido más firmes aún", recordó. "Hoy hay cientos de compañeros y compañeras en Euskadi que se levantan todos los días y dan la cara en medio de las amenazas y el chantaje, por la libertad y la justicia; que son ejemplo de lucha, de entrega. Yo estoy muy orgulloso de los que nos han traído hasta aquí, los que el otro día en Gernika no podían contener las lágrimas", añadió.

Todos ellos, y él mismo, dijo, "han asumido una enorme responsabilidad: Voy a unir la sociedad vasca, a sumar voluntades, sentimientos, una sociedad donde quepamos todos y solo sobren los violentos terroristas", al tiempo que abogó por "el entendimiento con todas las fuerzas políticas para combatir la violencia".