Ministro confirma el ataque al helicóptero del jefe del comando conjunto

  • Lima, 29 abr (EFE).- Miembros de Sendero Luminoso dispararon dos cohetes contra un helicóptero en el que viajaba el máximo jefe las Fuerzas Armadas de Perú, Francisco Contreras, quien resultó ileso al igual que su comitiva, confirmó hoy el ministro de Defensa, Ántero Flores Aráoz.

Lima, 29 abr (EFE).- Miembros de Sendero Luminoso dispararon dos cohetes contra un helicóptero en el que viajaba el máximo jefe las Fuerzas Armadas de Perú, Francisco Contreras, quien resultó ileso al igual que su comitiva, confirmó hoy el ministro de Defensa, Ántero Flores Aráoz.

"No es la primera vez, ha sucedido otras veces", declaró a Efe el ministro, quien recordó que en la zona donde sucedió el ataque se llevan a cabo "operaciones bélicas".

"Nunca hubo control, recién hemos entrado en esa zona del Vizcatán (sur del país), antes no habían entrado durante veinte años. Este gobierno ha entrado en el Vizcatán y esas son las reacciones", aclaró.

El ataque, que se produjo el martes a las 13.30 hora local (18.30 gmt) fue reportado hoy por el diario Perú.21, uno de cuyos periodistas estaba dentro del helicóptero atacado, en el que viajaban varios altos oficiales.

La zona de Vizcatán está situada en los valles de los ríos Apurimac y Ene (VRAE), donde se registra en los últimos meses una creciente actividad de los llamados "remanentes" de Sendero Luminoso, a los que se cree aliados a grupos de narcotraficantes.

El ataque se produjo en el momento en que el helicóptero se disponía a despegar de la base de San Judas cuando los senderistas, que operan en los valles de los ríos Apurímac y Ene bajo el mando del "camarada José", realizaron desde un paraje boscoso del cerro dos disparos con lanzacohetes RPG, de fabricación rusa.

Los cohetes cayeron a una distancia de diez a quince metros del lugar donde se encontraba el aparato, y los soldados de la base respondieron al ataque con disparos de metralletas para proteger el ascenso del helicóptero, sin conseguir hacer ninguna baja, dijo el ministro.

"Es una zona montañosa con vegetación muy tupida, ellos conocen el territorio muy bien", razonó el titular de Defensa, quien reconoció que los soldados del Ejército, la Marina y las Fuerzas Especiales no controlan todavía el territorio, sino que han "han tomado las alturas para poder seguir avanzando".

El helicóptero MI-17 se dirigía a la cercana localidad de Sanabamba, donde el 9 de abril pasado murieron 15 soldados en una emboscada senderista.

El ataque tomó por sorpresa a los militares del Vizcatán, donde las fuerzas armadas emprendieron en agosto de 2008 una fuerte ofensiva para recuperar la zona.

Precisamente hace algunos días, el primer ministro, Yehude Simon, y el propio titular de Defensa habían asegurado que el Vizcatán estaba completamente controlado.

En el VRAE, una accidentada zona situada entre los departamentos sureños de Ayacucho, Cuzco, Junín y Huancavelica, operan los remanentes senderistas bajo el mando del "camarada José", en alianza con el narcotráfico, aunque algunos analistas consideran que la banda es ahora un cartel de la droga o un "conglomerado empresarial" dedicado a cobrar cupos.

Estos llamados "remanentes terroristas" son los que desobedecieron el alto al fuego dictado por el fundador y líder senderista, Abimael Guzmán, tras su detención en 1992.