Ministro de Educación pide controlar los juegos de guerra por inducir a la violencia

  • La Paz, 25 abr (EFE).- El ministro de Educación de Bolivia, Roberto Aguilar, ve necesario un control estatal sobre los juegos que simulan situaciones de guerra y entrenamiento militar porque inducen a la violencia y "en algunos casos predisponen a matar", informó hoy la prensa local.

Ministro de Educación pide controlar los juegos de guerra por inducir a la violencia

Ministro de Educación pide controlar los juegos de guerra por inducir a la violencia

La Paz, 25 abr (EFE).- El ministro de Educación de Bolivia, Roberto Aguilar, ve necesario un control estatal sobre los juegos que simulan situaciones de guerra y entrenamiento militar porque inducen a la violencia y "en algunos casos predisponen a matar", informó hoy la prensa local.

Según Aguilar, el Estado debe hacer un seguimiento de actividades como el "paintball" o el "airsoft" que simulan combates con pintura, en el primer caso, y con pequeños proyectiles de plástico en el segundo.

Estas declaraciones se producen tras la polémica abierta en Bolivia por una fotografía que el ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, mostró como evidencia de la existencia de grupos armados en Santa Cruz (este), donde la semana anterior se desarticuló una banda terrorista.

En esa imagen se veía a un grupo de hombres vestidos con ropas militares de camuflaje y portando armas.

Sin embargo, los protagonistas de esa fotografía acudieron a los medios bolivianos para aclarar que eran aficionados al "airsoft", que las armas eran de juguete y que ellos no tienen relación alguna con actividades delictivas.

A pesar de esas explicaciones, el Gobierno ha instado a este grupo de cruceños a presentarse ante la Fiscalía para esclarecer el asunto.

Según el ministro de Educación, la práctica de juegos de simulación de combate es "peligrosa porque incentiva a la violencia en los jóvenes y genera situaciones de masacre como las que se dieron en colegios de Estados Unidos y Europa".

Asimismo, recordó que varias escuelas militares usaron ese método en el entrenamiento de soldados para evitar el uso de armas con balas y proyectiles reales.