Morales defiende el refuerzo de las fronteras con Brasil y Paraguay por seguridad

  • La Paz, 25 abr (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, defendió hoy la decisión de su Gobierno de reforzar con 1.500 militares las fronteras con Brasil y Paraguay para "garantizar la seguridad del país" y desmintió que quiera "militarizar" la zona como dijo haber escuchado de algunas autoridades.

Morales defiende el refuerzo de las fronteras con Brasil y Paraguay por seguridad

Morales defiende el refuerzo de las fronteras con Brasil y Paraguay por seguridad

La Paz, 25 abr (EFE).- El presidente de Bolivia, Evo Morales, defendió hoy la decisión de su Gobierno de reforzar con 1.500 militares las fronteras con Brasil y Paraguay para "garantizar la seguridad del país" y desmintió que quiera "militarizar" la zona como dijo haber escuchado de algunas autoridades.

"Es constitucional que las Fuerzas Armadas estén en toda Bolivia (...) y obligación del Gobierno nacional garantizar la seguridad e integridad del país", afirmó Morales en declaraciones a los medios desde Cochabamba.

El Ejecutivo justificó ayer este refuerzo en los puestos militares en las zonas fronterizas con Brasil y Paraguay en la región oriental de Santa Cruz por el incremento de "narcotráfico, flujo de tráfico de armas, incluso tráfico de órganos y de personas".

No obstante, la oposición calificó el movimiento de tropas como una "militarización" y "una nueva agresión del Gobierno a los departamentos del oriente", tal y como señaló el presidente del Senado, el opositor Óscar Ortiz.

El mandatario aseguró que quienes están en contra o tienen miedo a las Fuerzas Armadas "son contrabandistas, narcotraficantes o separatistas".

El líder indígena se refirió también a la posibilidad de que la presunta banda terrorista internacional desarticulada la semana pasada en un operativo policial en Santa Cruz quisiera atentar contra su vida, como él mismo denunció.

"Yo no tengo miedo, aunque sé que el pueblo no quiere héroes, quiere vivos para que sigan trabajando para el pueblo boliviano", afirmó el mandatario, quien aseguró haber aceptado el cargo de presidente "sabiendo que es riesgoso".

Morales reconoció que su cargo conlleva "muchos riesgos porque hay grupos y familias de la oligarquía que jamás van a renunciar a sus intereses" y apostó por "continuar, redoblando esfuerzos".

En este sentido, dijo haber recibido el apoyo de varios "presidentes de Europa, de Latinoamérica y de todo el mundo", así como de sus bases sociales para seguir con su proceso político.