Mueren siete insurgentes en una ofensiva militar en el sur afgano

  • Kabul, 8 may (EFE).- Al menos siete supuestos insurgentes han muerto en una ofensiva de las tropas afganas y de la coalición liderada por EEUU en la provincia meridional afgana de Helmand, informó hoy el mando militar estadounidense.

Kabul, 8 may (EFE).- Al menos siete supuestos insurgentes han muerto en una ofensiva de las tropas afganas y de la coalición liderada por EEUU en la provincia meridional afgana de Helmand, informó hoy el mando militar estadounidense.

Según un comunicado, las tropas, que contaron con apoyo aéreo, lanzaron anoche una operación contra varios refugios de la insurgencia en el distrito de Nahri Sarraj.

Durante la ofensiva, los insurgentes atacaron varios helicópteros de la coalición, que respondieron abriendo fuego, lo que costó la vida a cinco de ellos.

Otros dos insurgentes fueron abatidos cuando intentaban lanzar una emboscada contra los militares afganos.

Los combates se saldaron con la detención de tres sospechosos, según la nota, que precisa que la ofensiva no causó bajas en las filas afganas ni de las fuerzas internacionales.

Los militares hallaron en el lugar de la operación más de 270 kilogramos de opio, un rifle de asalto AK-47, munición y componentes para la fabricación de bombas.

También Helmand, 16 civiles y dos soldados de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN, perdieron ayer la vida cuando un terrorista suicida que circulaba en una motocicleta detonó la carga que transportaba contra un convoy de las tropas extranjeras.

El atentado tuvo lugar en un mercado muy concurrido de Geriskh, la segunda mayor ciudad de Helmand.

La mayoría de las tropas de la ISAF desplegadas en Helmand son de nacionalidad británica.

En 2008, 2.118 civiles murieron a causa del conflicto afgano, el 55 por ciento de ellos en ataques de la insurgencia, según datos de la misión de la ONU en el país asiático.

Los combates entre las tropas afganas e internacionales y los insurgentes, así como los ataques y atentados son frecuentes en las provincias meridionales de Afganistán, principales feudos de los talibanes.