Oreja dice que por el PP "no va a quedar" en "sumar esfuerzos" ante la tarea "histórica" que tiene el nuevo Gobierno vasco

Dice que corresponde exclusivamente al PNV interpretar su nuevo papel después de que ETA "quiere a todos los nacionalistas en la oposición"

BILBAO, 8 (EUROPA PRESS)

El cabeza de lista del PP a las elecciones al Parlamento europeo, Jaime Mayor Oreja, aseguró que por su partido "no va a quedar" en sumar "esfuerzos" ante la tarea "histórica" que se le plantea al nuevo Gobierno vasco dirigido por el socialista Patxi López, puesto que ha llegado el día de la "alternancia" que los populares llevaban "esperando mucho tiempo sin rencor y sin rabia".

Además, indicó que "corresponde exclusivamente al PNV interpretar su nuevo papel una vez que ETA ha decidido cambiar sustancialmente el escenario del conjunto del nacionalismo vasco en este país", puesto que, según indicó, la banda "quiere a todos los nacionalistas en la oposición y en la calle" y ya no está en la estrategia del Pacto de Lizarra.

En un desayuno informativo de Nueva Economía Forum-Tribuna Euskadi, en el que fue presentado por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, Oreja dijo que el acto oficial de juramento del cargo de lehendakari por parte de López, celebrado ayer en Gernika (Vizcaya), supone la llegada de un día que "muchos hemos esperado, sin rencor y sin rabia, durante mucho tiempo".

En este sentido, destacó que el hecho de que López sea el nuevo jefe del Gobierno vasco demuestra que "los falsos dogmas pueden desmoronarse", en referencia a la creencia de que "a ETA no se la podía vencer" y de que "el PNV es el gobernante natural del País Vasco".

"Los objetivos que parecen casi imposibles pueden alcanzarse. Una de las grandes riquezas de la democracia es, y será siempre, la posibilidad, la capacidad de la alternativa política", añadió.

El candidato popular a las elecciones al Parlamento europeo insistió en que, cuando comenzó su andadura política hace 30 años, existían esos "dos dogmas que parecían imbatibles, irrebatibles, incuestionables".

En este sentido recordó que se veía entonces a ETA como "una organización a la que no se podía vencer" e, incluso, algunos entendían su éxito "asegurado" tras el régimen franquista. Además, "demasiados se conformaban con lo que se dio en llamar el empate infinito".

"El mito de la imbatibilidad de ETA era una mentira y le ha dado, lamentablemente, demasiadas alas a la banda terrorista en estos años", remarcó.

En cuanto al "segundo mito", que afirmaba que el PNV era "el gobernante natural del País Vasco", se fundamentaba en la creencia de que la formación nacionalista "formaba parte del paisaje natural del País Vasco, como si se tratase de una montaña, de un valle o de un río de mi tierra".

En su carrera política en Euskadi, Mayor Oreja combatió ambos dogmas "sin rabia y sin rencor", desde el convencimiento de que suponían "dos falsedades perjudiciales" para el futuro de nuestra comunidad autónoma y del Estado.

Según dijo, en este mes de mayo "se han derrumbado estas dos mentiras", puesto que sabemos que "ETA es una organización a la que se le puede y se le debe derrotar" y puesto que el PNV hoy ya no forma parte del Gobierno vasco.

"Deseo a unos y a otros, desde el Gobierno y desde la oposición, que lejos de introducirse en el rencor y en la rabia por esta nueva situación, unos y otros, aprovechen su nueva situación para ofrecer lo mejor a este País Vasco que, sin duda, lo necesita", aseguró.

Asimismo, remarcó que "la envergadura del proyecto es histórica" y su confianza en que "se estará a la altura de las circunstancias". "Yo puedo hablar de Antonio, de Antonio Basagoiti, y estoy seguro de que al frente del PP vasco, no me cabe ninguna duda, no va a ser por nosotros... no va a quedar por nosotros en hacer ningún esfuerzo en esa dirección. Desde aquí, Antonio, sabes que tienes no sólo todo mi afecto, sino todo mi apoyo en esta crucial tarea, difícil, de envergadura, que tienes por delante".

Además, aseguró que el País Vasco "sigue necesitando un proyecto político común y compartido".

ETA

Para Mayor Oreja, al margen de la labor del nuevo Gobierno vasco y del PP, en esta legislatura "también se abre un elemento esencial: en qué va a cambiar, cómo se va a modificar el movimiento nacionalista".

"Es evidente que, en mi opinión, ETA ya no estaba en Estella. ETA estuvo en Estella porque, de alguna manera, quiso sumar sus efectivos al PNV en la dirección de la autodeterminación. Ahora tiene otro modelo, tiene otra estrategia: ya no le bastaba un partido nacionalista en el gobierno, los necesita a todos en la oposición y en la calle. Evidentemente, cambiarán las referencias, antes eran esenciales desde el gobierno, ahora lo serán desde la oposición, desde el movimiento sindical, desde los movimientos culturales", explicó.

A su juicio, esta realidad supone "otra manera de afrontar" la situación en la que "algunos querrán diluir, destruir, radicalizar más al PNV", ante lo que desde esta formación tendrán que "analizar" cuál es su "opción de futuro" porque, añadió, todas las opciones políticas deberían estar "en la franja de la convivencia, de la suma y de la normalidad". "Corresponde exclusivamente al PNV interpretar su nuevo papel una vez que ETA ha decidido cambiar sustancialmente el escenario del conjunto del nacionalismo vasco en este país", agregó.