Prisión para Martitegi y el comando detenido en España

Etiquetas

PARÍS/MADRID (Reuters) - El presunto jefe militar de ETA Jurdan Martitegi, arrestado el sábado en Perpiñán, y otros dos supuestos miembros de la banda fueron procesados y encarcelados en la madrugada del jueves, según anunció la Fiscalía francesa.

Los cargos son por "asociación de malhechores en relación con empresa terrorista, detención, transporte y fabricación de artefactos explosivos, armas y de municiones, robo en banda organizada y encubrimiento de robos y extorsiones, detención de falsos documentos administrativos y encubrimiento".

Jurdan Martitegi, de 28 años, es el tercer dirigente de ETA capturado en menos de seis meses.

El Gobierno español quiere creer que el fin del activismo armado de la banda está más cerca, pero este tipo de detenciones de dirigentes etarras son innumerables, y la dirección colegiada de la banda, muy estructurada, siempre les ha reemplazado.

Los otros dos sospechosos encarcelados son Gorka Azpitarte, presentado como su guardaespaldas y Alex Uriarte, sospechoso de dirigir una comando de ETA.

En la operación se les intervinieron armas, documentación falsa y numeroso material informático.

Otros presuntos miembros de ETA que fueron detenidos el sábado en Vitoria, Bilbao y Rentería pertenecían al comando dirigido por Uriarte, según la justicia española.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que el comando de Uriarte preparaba un atentado en los días próximos al debate de investidura del futuro Gobierno vasco.

En un comunicado publicado el pasado 12 de abril en Gara, la banda armada ya había señalado que el futuro Ejecutivo del socialista Patxi López sería un "objetivo prioritario" y calificó al próximo lehendakari de "caudillo".

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dictó el jueves prisión incondicional para cuatro de los detenidos en el País Vasco por el posible delito de integración o colaboración en organización terrorista. Se trata de Sergio Bravo, Gorka Iriarte, Igor García y Asier Ortiz de Guinea y formarían parte del llamado "comando Aihur".

Respecto a un quinto detenido, Jonathan Guerra, el magistrado señala que quedan pendientes diligencias sobre su situación.

Garzón considera que el grupo estaba preparado para cometer algún atentado a la espera de recibir las indicaciones de Uriarte, quien a su vez habría ido a instruirse bajo las instrucciones de Martitegi.

El magistrado también ordena en su auto que se libre una orden europea de detención contra Uriarte para ser juzgado en España.