PSE insta a Agirre a "gobernar" la Diputación y espera que PNV "no juegue a la contra con las instituciones como arma"

Dice que no habrá "ninguna transferencia de políticas de empleo en contra del autogobierno" y censura que Azkarraga las "despreció"

BILBAO, 8 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSE-EE de Bizkaia, José Antonio Pastor, insistió hoy en que el acuerdo alcanzado entre su formación y el PP no contiene "ninguna referencia" a la Diputación de Álava. Asimismo, tras emplazar a su diputado general, Xabier Agirre, a "dedicarse a gobernar" y no crear "intranquilidades", esperó que el PNV "no pretenda jugar a la contra" del futuro Gobierno vasco "usando las instituciones como arma política".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Pastor se pronunció de esta manera después de que ayer el Consejo de Diputados de Álava hiciera pública una declaración institucional en la que instaba a PSE y PP a que, si acordaron una moción de censura "como contrapartida" para la investidura de Patxi López como lehendakari, "la planteen ya".

El dirigente socialista aseguró en que el acuerdo alcanzado por PSE y PP no tiene ninguna referencia "ni pequeña ni minúscula" a Álava porque su Diputación "no ha estado nunca en las conversaciones".

En cualquier caso, dijo no aceptar "ningún emplazamiento" de Xabier Agirre, quien debería "dedicarse a gobernar" la Diputación de Alava, "dejarse de crear intranquilidades" y "no preocuparse de lo que hagan los demás".

En este sentido, esperó que la postura de los dirigentes del ejecutivo foral no responda a "una estrategia de jugar a la contra con el nuevo gobierno, como parece que en alguna ocasión ha insinuado el PNV -que pretende gobernar desde las diputaciones independendientemente de lo que haga el Gobierno-", porque "sería un asunto muy grave de ruptura institucional".

"Espero -afirmó- que la sensatez impere y el PNV no pretenda jugar a la contra usando las instituciones como arma política, porque es algo que no van a consentir los ciudadanos".

En cuanto a las reclamaciones de cambio de gobierno en la Diputación alavesa realizadas por dirigentes del PP, indicó que "lo llevan diciendo desde el mismo momento que el PNV, tercera fueza política de Alava, ocupa la presidencia de la Diputación" y consideró que "parece razonable que haga esas reflexiones". No obstante, precisó que "eso es una cosa y otra cosa es que eso sea un acuerdo con el PSE".

En esta línea, apuntó que la presidenta del Parlamento vasco, Arantza Quiroga, que ayer aseguró que los populares deben recuperar el Gobierno de la Diputación foral de Álava, debería "dedicarse sobre todo a ser una magnífica presidenta" de la Cámara autonómica.

TRANSFERENCIAS DE POLITICAS DE EMPLEO

Por otra parte, se refirió a las críticas de la portavoz del Gobierno vasco en funciones, Miren Azkarate, que aseguró ayer que el Ejecutivo autonómico no puede aceptar una "anti-transferencia" en materia de empleo y formación, y subrayó que "aquí no se va a hacer ninguna transferencia de políticas de empleo en contra del autogobierno vasco".

Tras lamentar que los dirigentes del Ejecutivo en funciones "están perdiendo una magnífica oportunidad de salir del Gobierno vasco con una cierta dignidad", les instó a "evitar hacer especulaciones sobre lo que va a hacer o no el futuro gobierno".

Pastor precisó que "lo que dice el acuerdo es que va a pelearse por conseguir las transferencias para las políticas activas de empleo" y recordó que existe una resolución parlamentaria de 2005 "hecha prácticamente por unanimidad" en este sentido, a pesar de lo cual "del 2005 a la actualidad el Gobierno vasco no ha hecho ningún gesto dedicado a conseguir esa transferencia".

"Y ahora en cuatro meses le entran unas prisas tremendas por conseguir unas transferencias de empleo que Azkarraga ha despreciado reiteradas veces", censuró el dirigente socialista, para el que las críticas de Azkarate son "una más de las intoxicaciones que pone en marcha este gobierno, afectado por esa especie de pataleta después de las elecciones porque se resiste a abandonar el poder".

"NUEVO GOBIERNO"

Por otro lado, consideró que los cambios introducidos en el Gobierno central son "una buena noticia" ya que supone "una forma de retomar la iniciativa y de afrontar un momento muy delicado en lo económico y en lo político, y recuperar un poco el pulso con una gran carga política en el gobierno".

El dirigente de los socialistas vizcaínos destacó el nombramiento del ex presidente de Andalucía Manuel Chaves como responsable de la coordinación de Política Territorial y con rango de vicepresidente ya que "pone en valor la España de las autonomías".

A su entender, para los vascos es "una muy buena noticia porque si algún miembro del Gobierno conoce perfectamente la realidad vasca y es sensible a los problemas de Euskadi es precisamente Manolo Chaves, que ha vivido aquí durante muchos años, fue profesor en la universidad y tiene una relación personal y política muy intensa con lo vasco". Por tanto, consideró, será "una buena noticia para el nuevo gobierno y para Patxi López".

Además desmintió que el PSE "haya hecho ningún intento" para intentar incorporar a la ministra Cristina Garmendia o a otras "personalidades" como independientes en el futuro Gobierno vasco. Según indicó, ese "sarampión por tratar de establecer quinielas" no tiene "ningún viso de realidad".

Pastor, que reiteró que la investidura del próximo lehendakari está prevista para "los primeros días de mayo, probablemente la semana del 4 de mayo" aunque no está "cerrado el día", se mostró convencido de que el nuevo Ejecutivo contará con "una estabilidad" y quiso "rescatar las palabras de Joseba Egibar" en el sentido de que "éste es un gobierno para cuatro años y probablemente con prórroga".

Asimismo, dijo estar "bastante satisfecho" del contenido del documento de acuerdo suscrito con el PP, que según indicó ha sido posible por la situación de "excepcionalidad" de Euskadi, con "una anormalidad democrática que es la existencia de ETA" y la presencia de "gobiernos presididos por Ibarretxe que se han dedicado a hacer no pensando en los problemas de los ciudadanos, sino visualizando una sociedad partida en dos".

Tras indicar que el acuerdo mantiene abierta la posibilidad de llegar a consensos con otras fuerzas políticas del Parlamento vasco, reto "a cualquiera" a que "diga cuál de las expresiones, párrafos, concepctos o apartados de ese documento se puede calificar como frentista", y aseguró que este pacto no genera "ningún problema de disensión interna" ni en la militancia del PSE ni en sus votantes.

Asimismo, señaló que los socialistas seguirán haciendo emplazamientos al PNV para que "abandone esa especie de pataleta infantil y empiece a pensar con una cierta responsabilidad" y añadió que "un partido como el PNV, que supongo que aspirará a recuperar el poder, no puede pretende jugar permanentemente en el cabreo y en la radicalidad".

AYUDAS A FAMILIARES DE PRESOS

Finalmente, se refirió al anuncio del recurso contra las ayudas que concede el Gobierno vasco a familiares de presos para sus desplazamientos, insistiendo en que "la iniciativa viene del Abogado del Estado y del Gobierno de España", aunque "haya coincidido en el tiempo con el acuerdo" entre PSE y PP.

En este sentido, subrayó que "lo pactado dice lo que dice: que no se van a tramitar ayudas a asociaciones de familiares de presos que no condenen el terrorismo".