Rajoy se declara en contra de que jueces con historial político instruyan casos políticos

  • Madrid, 9 mar (EFE).- El presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, se declaró hoy partidario de la aprobación de una ley que evite que los jueces que tengan un historial político entiendan de asuntos relacionados con la vida política.

Rajoy se declara en contra de que jueces con historial político instruyan casos políticos

Rajoy se declara en contra de que jueces con historial político instruyan casos políticos

Madrid, 9 mar (EFE).- El presidente del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, se declaró hoy partidario de la aprobación de una ley que evite que los jueces que tengan un historial político entiendan de asuntos relacionados con la vida política.

Así lo manifestó esta noche en una entrevista a "Intereconomía-TV" al hablar del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, instructor del caso Gürtel sobre supuestas financiaciones irregulares al PP, en las que se implicó a varios cargos aforados del Partido Popular, entre ellos el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps.

El líder popular, al argumentar su posición sobre Garzón y los criterios de una nueva ley, manifestó: "Hoy José Antonio Alonso, magistrado de profesión, es portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados. Supongamos que Alonso deje la política y me tenga que juzgar a mí".

"Entonces, yo tendría que recusar al señor Alonso porque desde ese momento la apariencia de imparcialidad no existiría. Y en el mundo del derecho y de la ley ese es un valor que sin duda hay que preservar", defendió Rajoy.

El jefe de los populares recordó además que fue "adversario político" de Garzón y que muchas de las personas imputadas por el magistrado en el sumario Gürtel también.

"Me he sentado en un escaño en el Congreso de los diputados frente del juez Garzón cuando tuvo una alta responsabilidad en el Gobierno de Felipe González".

Rajoy solicitó también la comparecencia, en el Congreso de los Diputados, del titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para que argumente el porqué, en la cacería a la asistieron en una finca de Jaén el entonces titular de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, y juez Garzón, se vio junto a ellos, concretamente en una cena, al responsable de la policía Judicial.

Quiso insistir sobre el caso Gürtel para asegurar que "siempre dije el PP no había recibido ni un solo euro. Ahí están las cuentas, en el Tribunal de cuentas, fiscalizadas, todos los años. De las personas a las que el juez Garzón imputó, ni un solo euro".

Tras exculpar al presidente de la comunidad valenciana - "me parece exagerado, absurdo y ridículo, afirmó -, aseguró que "si hay alguna persona que hizo algo que no debió hacer, evidentemente habrá consecuencias".

Al hablar de la crisis económica, el jefe de la oposición criticó al presidente Rodríguez Zapatero porque "no ha generado confianza. Y no hay confianza. Primero niega la crisis, luego echa la culpa a los Estados Unidos, luego dice que nuestro sistema financiero es el mejor del mundo, al final que los bancos no se prestan entre sí, que no prestan a la gente, que el inversor no invierte y que el consumidor no consume. Y la verdad es que esto es lo que está pasando exactamente en estos momentos".

Según Rajoy, "hemos perdido un año. Zapatero ha presentado medidas cada media hora. Medidas que no funcionaban porque nadie sabe para qué están ni para qué sirven. Pero el efecto es que nos sentimos engañados".

Sobre un posible pacto de gobernabilidad en el País Vasco, el jefe de los populares revalidó la intención de que el PP apoye la elección de investidura a favor de Patxi López, líder de los socialistas vascos PSE-PSOE, como lehendakari.

Preguntado sobre si exigiría garantías por parte de los socialistas ante un posible acuerdo de gobernabilidad en el País Vasco, dijo: "No somos tan ingenuos, he vivido de la política, y algo habré aprendido".

"Voy a pedir garantías respecto a la Constitución española. Es decir: ni hablar del derecho a la autodeterminación, ni a (los cambios) en la política antiterrorista de estos últimos 4 años, y sí por el compromiso de que los padres puedan elegir el idioma en que (sus hijos) tienen que aprender, no sólo el euskera".

"Y luego - añadió - que el gobierno (vasco) tenga como prioridad afrontar la crisis económica y resolver el problema del paro".

Al responder sobre si se había sentido tentado por dejarlo todo antes del triunfo electoral en Galicia, Rajoy respondió: "No, en absoluto. Después de las elecciones de 2008 la inmensa mayoría de la gente de mi partido me pidió que me quedara. Y luego el 84,6 por ciento me quisieron como su presidente".