Red para el Cambio advierte que el cambio no es cosa del Gobierno, sino de la sociedad, porque si no será "superficial"

Cree que "arrinconar socialmente a quienes apoyan a los violentos es un factor importante para que las libertades se consoliden"

BILBAO, 5 (EUROPA PRESS)

La Red para el Cambio-Berrikuntza Sarea advirtió hoy que hay quien piensa que "el cambio" en Euskadi que "va a tener que liderar" el Ejecutivo de Patxi López "es cosa del Gobierno, pero es cosa de la sociedad" y añadió que "el Gobierno puede ayudar, pero si no existe una fuerza social que piense que el cambio es mucho más que ganar las elecciones, el cambio será superficial".

En un comunicado, la Red para el Cambio señaló que, tras dos meses desde que se celebraron las elecciones, "en muy pocos días un socialista, Patxi López, será investido como lehendakari". "La Red para el Cambio-Berrikuntza Sarea ha contribuido a que esto suceda. Pero el cambio es un proceso y no ha hecho mas que empezar. La Red para el Cambio tiene un papel imprescindible para su consecución", añadió.

En ese sentido, invitó a los ciudadanos a ver las nuevas contribuciones en la web de la Red para el Cambio, entre ellas una batería de tests para comprobar el conocimiento del pacto PSE-PP y artículos para discutir cuáles pueden ser las actividades de la Red en esta nueva etapa".

Desde la Red para el Cambio, instaron a la reflexión a todas las gentes que colaboraron en la campaña electoral y también "a quienes sin hacerlo desean aportar un apoyo crítico al nuevo Gobierno".

"Hay quien piensa que esto del cambio es cosa del gobierno, pero el cambio es cosa de la sociedad. Son muchas cosas las que, en nuestra sociedad, hacen que unos sean más ciudadanos que otros, que ser nacionalista sea un plus para muchas cosas, que defender a terroristas pueda ser considerado como progresista, que sólo algunas identidades sean políticamente correctas, etc...", subrayó.

Según la Red para el Cambio, el Gobierno "puede ayudar, pero si no existe una fuerza social que piense que el cambio es mucho más que ganar las elecciones, el cambio será superficial". En ese sentido, remarcó que "un gobierno democrático no puede actuar en contra de su ciudadanía".

Por ello, la Red para el Cambio señaló que su trabajo "no ha acabado, sólo ha empezado" y el nuevo gobierno que nacerá a partir de la investidura de Patxi López "va a tener una dura tarea: liderar ese cambio en Euskadi".

La Red para el Cambio criticó que el "predominio político nacionalista de todos estos años, junto con la amenaza terrorista, ha hecho que buena parte de la sociedad no haya tenido más modo de expresión que el voto" y, en ese sentido, indicó que "no hay más que ver lo que pasa en muchos pueblos en donde los numerosos votos de tendencia no nacionalista apenas tienen presencia en la calle".

Asimismo, señaló que "la deslegitimación del terrorismo va avanzando en la sociedad" y agregó que este proceso "debe tener también un gran apoyo por parte de La Red para el Cambio". "La persistencia de ETA hace que las libertades no hayan llegado del todo a Euskadi, pero arrinconar socialmente a quienes apoyan a los violentos es un factor importante para que estas libertades se consoliden, es un esfuerzo ciudadano. En este trabajo la Red para el Cambio alcanza su pleno sentido", aseguró.

OTRAS TAREAS

La Red para el Cambio dijo tener también "otro tipo de tareas" y destacó que "si en las elecciones las gentes han apoyado un programa político, ahora toca desde la ciudadanía ejercer una función de vigilancia de su cumplimiento".

"No hay que olvidar que tanto la costumbre, como la complejidad de las tareas de gobierno hace más fácil no consultar demasiado a la ciudadanía. Ese cambio también debe ser respecto a los modos de gobierno. Más abierto hacia la ciudadanía. Con modos transparentes e incluyentes con todas las maneras de ser vasco", concluyó.