Revilla lamenta la "carroñería" del PP que va "a por el Gobierno" y no contribuye a nada con su "derrotismo"

Diego critica la "grave responsabilidad" de Revilla y Gorostiaga en el nombramiento de Del Olmo y desea un "cambio de fondo" en Industria SANTANDER, 23 (EUROPA PRESS) El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, lamentó hoy en el Parlamento regional la "carroñería" del Partido Popular que, a su juicio, sólo va "a por el Gobierno" y no contribuye "a nada" con su "derrotismo". Según dijo, "las cosas están mal", pero pese a todo, Cantabria "está en la senda del futuro y está de moda". "Es una región querida, que ha sabido transmitir estabilidad en el Gobierno y honestidad en los cargos, y tiene una imagen impagable", afirmó. A su juicio, Cantabria tiene "el mejor Gobierno que ha habido" en su historia, el "más comprometido, el más trabajador" y el que más políticas está poniendo en marcha, pero en cambio para el PP "todo es negro" y está en la actitud del "cuanto peor mejor". Lo que ocurre, en su opinión, es que el líder los 'populares' cántabros, Ignacio Diego, "vive en un círculo" distinto al de los habitantes de Cantabria. No obstante, le advirtió de que la región "no está en su discurso" y aseguró que le encantaría ver la cara que se le queda la noche del primer domingo de mayo del 2011 (en las próximas elecciones autonómicas), porque "debe de ser muy duro" llegar a la conclusión de que "no le ha creído nadie". Revilla hizo estas afirmaciones en su comparecencia ante el Pleno del Parlamento para dar cuenta del relevo al frente de la Consejería de Industria y Desarrollo Tecnológico, en la que lamentó que Ignacio Diego se haya limitado a soltar "el mismo carrete" de siempre sin importarle de lo que se está hablando. Según recordó, lleva desde el año 1983 como diputado cántabro y no ha encontrado "jamás" un presidente o un portavoz de un partido como Diego, al que "le da igual" de lo que se debata y repite su mismo discurso dando datos sean reales o no. En su intervención, el presidente regional destacó la "responsabilidad y sensibilidad" demostrada por Javier del Olmo con su renuncia al cargo para "evitar cualquier perjuicio al Gobierno" tras conocerse la apertura de juicio oral contra él por presuntos delitos de prevaricación y obstrucción a la justicia cometidos cuando era presidente de la Autoridad Portuaria de Santander. Se mostró además convencido de que cuando termine el proceso judicial quedará claro que aunque "haya podido equivocarse en las formas", sus decisiones al frente del Puerto buscaron siempre asegurar un trabajo "eficiente". Asimismo, recalcó que esta situación "desafortunada" no "empaña" ni "invalida la gran labor que ha llevado a cabo como consejero". EL MEJOR RELEVO Revilla explicó que tras conocerse la dimisión, su "primera preocupación" fue "impulsar de inmediato el mejor relevo para evitar cualquier vacío" y el resultado fue el nombramiento de Juan José Sota que, en su opinión, es "el mejor de los gestores posibles para llevar a buen puerto la labor" que el Gobierno tiene entre manos. "A lo mejor el PP quisiera gente como el famoso senador que no conoce nadie en Cantabria, Luis Bárcenas. Le podía haber llamado, pero ganando 300.000 euros más el puesto de senador, no se va a venir a ganar 4.000 euros por doce pagas. O a Carlos Fabra, porque como le ha tocado dos veces el gordo, a ver si nos toca aquí", ironizó el presidente regional. En sus palabras, Sota "es un político comprometido con el interés público de Cantabria, un gestor eficiente y una persona cabal y honrada; los mejores valores para ser consejero de Industria en un momento de adversidad como el actual, cuando las políticas para fortalecer el sistema productivo son más necesarias que nunca". En este sentido, el presidente resaltó que "Cantabria necesita una actuación decidida para hacer de la crisis una oportunidad y salir fortalecida, con un sistema productivo transformado". Para conseguirlo, señaló que las políticas industriales son una de las claves y Sota, "la persona más capaz y preparada", ya que cuenta con "preparación, capacidad y determinación" para superar los "obstáculos" que va a encontrar en un camino que no va a ser "fácil". CAMBIO A FONDO Y DE IDEAS Sin embargo, desde las filas 'populares' Ignacio Diego se teme que el relevo al frente de la Consejería se quede sólo en un cambio "del titular" cuando, a su juicio, lo que hace falta es "un cambio de ideas" y una política "pragmática". Por ello, ofreció a Sota todo el apoyo del PP si decide dar "un giro radical" a la política industrial de sus antecesores y también a sus "actitudes". "Esperamos de usted un cambio a fondo de la forma de hacer política industrial en esta región", agregó Diego, quien animó a Sota a "evitar" los errores de sus antecesores, dejando de lado el "sectarismo, la prepotencia y la ocultación", al tiempo que le recordó que asume esta responsabilidad en un "momento complicado" y, además, con "una herencia absolutamente envenenada". Y es que, para el presidente del PP, la política industrial ha sido "uno de los grandes fracasos" del actual Gobierno, que ha "perdido los mejores seis años de la economía" y tiene un balance "catastrófico", después del "surrealista" paso de Miguel Ángel Pesquera por la Consejería y del que fue "el peor relevo posible", Javier del Olmo. Los responsables, a su juicio, son el presidente regional y la vicepresidenta, Lola Gorostiaga, a los que reprochó que nombraran consejero a Del Olmo cuando los juzgados de lo social ya habían declarado nulo el despido de uno de los trabajadores del Puerto que se han querellado contra él. De hecho, Diego consideró que la "dimisión forzada" de Javier del Olmo era la "crónica de una muerte política anunciada", porque no se puede tener al frente de la política industrial a una persona "inmersa en un procedimiento judicial de esta naturaleza". "Revilla y Gorostiaga tienen una grave responsabilidad política, porque no es una situación sobrevenida, sabían que tenía muchas papeletas para producirse. Ustedes conocían su naturaleza conflictiva, su talante despótico y su tendencia a la provocación, el desplante y el abuso", apostilló. Junto a esto, les recriminó también que hayan intentado "minimizar" la situación procesal de Del Olmo y "disculpar" su actitud como si "la vejación y la humillación" a un trabajador por parte de un cargo público "fuera una falta menor". QUE EL PP TOME NOTA Frente a estas críticas, por parte del PSOE y el PRC sus portavoces destacaron el ejemplo democrático que ha ofrecido Javier del Olmo del que, a su juicio, el PP podría tomar nota en algunos lugares; y elogiaron las capacidades del nuevo consejero. El regionalista Rafael de la Sierra subrayó que es la primera vez en la historia democrática de Cantabria en la que dimite un consejero y ello, a pesar de que recuerda al menos "nueve consejeros" que estuvieron imputados o procesados y todos "menos tres" fueron condenados. Por ello, denunció la "hipocresía" de quienes "exigen en casa ajena lo que ni siquiera de lejos hacen en su casa", donde parece que hay personas que "desconocen la primera persona del verbo dimitir". En su opinión, el PP intenta "desvirtuar" el valor de la dimisión "generosa y responsable" de Del Olmo, porque si no lo hace tendría que explicar "por qué no se dimite en otros sitios o no se retira el apoyo" en otros lugares donde se gobierna vulnerando el Pacto Antitransfuguismo. En términos similares, el socialista Francisco Fernández-Mañanes aseguró que la dimisión de Del Olmo ha sido un "ejercicio de responsabilidad y coherencia" y deseó que el PP "tome nota" porque algunos están esperando hace "mucho tiempo" que militantes 'populares' "actúen de igual manera".