Si Pakistán no se centra en combatir a los talibanes tenemos un problema, dice Hillary Clinton

  • Washington, 23 abr (EFE).- La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, reiteró hoy la necesidad de que Pakistán desvíe su atención de la frontera con India a la lucha contra los insurgentes porque de lo contrario, aseguró, "tenemos un problema".

Si Pakistán no se centra en combatir a los talibanes tenemos un problema, dice Hillary Clinton

Si Pakistán no se centra en combatir a los talibanes tenemos un problema, dice Hillary Clinton

Washington, 23 abr (EFE).- La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, reiteró hoy la necesidad de que Pakistán desvíe su atención de la frontera con India a la lucha contra los insurgentes porque de lo contrario, aseguró, "tenemos un problema".

En su comparecencia ante el Subcomité de Asignaciones para Operaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Clinton expresó de nuevo la "gran preocupación" del Gobierno de EE.UU. por el "incremento de la insurgencia que está desestabilizando a Pakistán".

La secretaria de Estado, que acudió hoy a la cámara baja para justificar los 7.100 millones de dólares que solicitó en fondos suplementarios para este año fiscal, también le pidió al Congreso 497 millones adicionales para la estrategia de la Administración del presidente Barack Obama en Pakistán.

Clinton le explicó al Legislativo que trasladó esta preocupación "claramente" al Gobierno paquistaní, y en recientes reuniones con las autoridades de ese país y de Afganistán, EE.UU. trató en "profundidad" la necesidad de que refuercen su lucha contra los talibanes.

El Gobierno de EE.UU., con la ayuda de su representante especial para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, intenta conseguir que Islamabad "cambie su foco de lo que veía como su amenaza existencial, India, a lo que nosotros vemos como su amenaza existencial, la insurgencia extremista", señaló.

"Cambiar paradigmas y el modo de pensar no es fácil, pero creo que el Gobierno paquistaní y los ciudadanos son cada vez más conscientes de que la insurgencia, que se está acercando más y más a grandes ciudades, representa una amenaza así", agregó.

Las declaraciones de Clinton se producen en un momento en el que la insurgencia talibán se encuentra a cien kilómetros de Islamabad.

Clinton subrayó la "oportunidad significativa" de EE.UU. para colaborar con el Gobierno de Pakistán, prestarle el apoyo que necesita y "actuar más vigorosamente contra esta amenaza".

Washington invitó a las autoridades paquistaníes y afganas a una segunda reunión trilateral, que se celebrará en dos semanas para abordar de nuevo lo que considera una amenaza común para la región.

Las declaraciones de hoy son más suaves que las del miércoles, cuando Clinton señaló que el Gobierno de Pakistán, un firme aliado de Washington en la región, "está básicamente cediendo terreno a los talibanes y a los extremistas".

De hecho, hoy afirmó que "no podemos apuntar con el dedo a Pakistán", algo que ella misma reconoció hizo el miércoles.

Justificó que fue "merecido", porque EE.UU. se pregunta por qué Pakistán no afronta simplemente este problema, pero, agregó, "los problemas que tenemos ahora también son, hasta cierto punto, responsabilidad nuestra por haber contribuido a ellos".

Clinton se refirió al apoyo que dio EE.UU. a los servicios de inteligencia paquistaníes (ISI) y al Ejército para reclutar a muyaidines afganos para que lucharan contra la ocupación soviética.

"Dejamos de tratar con el Ejército paquistaní y el ISI. Y ahora estamos recuperando el tiempo perdido", señaló.

Clinton reconoció que si desborda el conflicto por Cachemira, región que se disputan India y Pakistán desde la independencia y partición del subcontinente, en 1947, y los insurgentes cruzan esa frontera, entonces puede pasar cualquier cosa.

Pero, dijo, "si el Ejército paquistaní permanece la línea de control y en la frontera con India y no desvía su atención a confrontar a los insurgentes, entonces tenemos un problema".