Termina un debate marcado por la crisis y la soledad de Zapatero

MADRID (Reuters) - La crisis económica y su gestión por parte del Gobierno centraron el primer debate sobre el Estado de la Nación de la IX Legislatura, en el que se puso de manifiesto la falta de apoyo al Ejecutivo socialista en el Congreso.

Todos los grupos parlamentarios se opusieron a la nueva batería de medidas presentada ayer por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero para hacer frente a la recesión y a un desempleo que supera los cuatro millones de personas.

A pesar de su evidente soledad parlamentaria, Zapatero hizo "una invitación a la colaboración, al entendimiento, para afrontar las serias y graves dificultades económicas que creo que tiene este país entre todos los grupos parlamentarios" en su última intervención ante la Cámara Baja.

El presidente sorprendió a la oposición con una larga lista de nuevas medidas contra la crisis entre las que destacó, por su mala acogida, la desaparición de la desgravación fiscal por la compra de vivienda para las rentas superiores a los 24.000 euros. Esta medida se empezará a aplicar a partir del año 2011, y no afectará a las hipotecas ya constituidas.

Otro de los objetivos del Ejecutivo es modernizar la educación, y para ello, desde septiembre, se repartirá un ordenador portátil a todos los alumnos de quinto de primaria que estudien en centros públicos y concertados.

Zapatero anunció también ayudas directas al sector del automóvil, con una subvención de hasta 2.000 euros por la compra de un vehículo nuevo que pagarán entre la administración central, las comunidades autónomas y el sector automovilístico.

La segunda jornada del debate llegó una de las medidas más llamativas, la bonificación de las tasas aeroportuarias para las compañías aéreas que consigan incrementar este primer semestre el número de pasajeros del último semestre. Esta medida, que ya ha sido evaluada por el Gobierno, supondrá a AENA un coste de 20 millones de euros.

Según el líder del PP, Mariano Rajoy, el debate ha servido para demostrar que el Parlamento ha dejado de confiar en Zapatero.

"Ha quedado patente la soledad absoluta del Gobierno. Vino a buscar apoyos y ningún grupo de esta cámara le dio su apoyo. La razón está en que nadie cree hoy al presidente", advirtió el jefe de la oposición.

Además, el PP pedirá que se mantenga y se mejore la deducción por adquisición de vivienda anunciada por Zapatero. Una desaparición que supondría un "atentado a los intereses de las clases medias españolas", añadió.

Para que esta nueva batería de medidas se empiece a aplicar, el Gobierno necesitará llegar a diferentes acuerdos con los grupos parlamentarios para conseguir su aprobación en la Cámara, cuestión que se presenta complicada por el rechazo frontal mostrado por la oposición.

Los diferentes grupos parlamentarios deberán ahora presentar sus propuestas de resolución, que se debatirán y votarán el próximo martes.