Una delegación belga destaca el "coraje" de los políticos vascos amenazados por ETA al defender sus ideas "pese al miedo"

BILBAO, 12 (EUROPA PRESS) La delegación de seis políticos belgas que desde el lunes visita Euskadi para conocer la situación de los políticos del PP y del PSE amenazados por ETA, ofreció hoy una rueda de prensa en Bilbao, en la que destacó "el coraje y la audacia" de los políticos que en Euskadi defienden sus ideas, a "pesar del miedo a expresar una opinión política". En la comparecencia estuvieron presentes el concejal del Partido Socialista Jean Spinette, el diputado Federal del Partido Centro Demócrata Humanista, George Dallemange, la concejal de Los Verdes en el Parlamento Europeo, Mary Nagy, y el diputado federal del Partido Socialista, Jean Cornil. La visita, que concluye hoy, ha sido impulsada por la periodista belga Marie-Paule Jeunehomme, en colaboración con la ONG Bakeaz. Según dijo Jeunehomme, el proyecto nació de conversaciones privadas con el miembro de la junta directiva de Bakeaz Teo Santos y pretendía que los electos belgas conocieran la vida cotidiana de las personas amenazadas "para aprender de ellos", dado que para ella, la "situación del País Vasco va más allá de los enfrentamientos entre partidos políticos y es anormal". La delegación, que ha visitado ciudades y pueblos como Bilbao, Vitoria, San Sebastián, Hernani, Gernika o Mondragon, se reunió, además de con cargos públicos del PP y del PSE, con asociaciones pacifistas, empresas, periodistas y profesores amenazados. Los políticos belgas dijeron sentir "humillación e indignación" por el hecho de que exista una "violencia cotidiana" en lugares como Mondragón, lo que hace que los políticos de PP y PSE "tengan que vivir con escolta y con miedo por sus hijos, por defender valores como la libertad". Dijeron quedarse con la idea de que existe un sentimiento de "mucho miedo a expresar o compartir con otros una opinión política. Por ello, ponderaron el "valor y la convicción democrática de quienes, a pesar del miedo, luchan por convicción democrática en un país que consideran como suyo". Los electos belgas dijeron sentirse impresionados por el hecho de que los escoltas deban "mirar debajo del coche para haber si hay una bomba" o porque "el único edil popular en Lazkao se siente en el Pleno con un afiche en el que se leen palabras como traidor o ladrón, que colocan detrás de él los representantes de un partido nacionalista radical". "ATMÓSFERA DE MIEDO" Según dijeron, en "la Europa Democrática de hoy no se da una atmósfera tan pesada en la que se sienta miedo". Por ello, alabaron el "coraje y la audacia" de los políticos amenazados y destacaron principalmente a quienes "son jóvenes" que empiezan en política, porque, según dijeron "se comprometen pese a necesitar escolta y protección". Preguntados por el hecho de no ofrecer una visión completa de la realidad social de Euskadi al reunirse sólo con colectivos amenazados, la concejal de los Verdes en Bruselas, aseguró que ha escogido la realidad de los amenazados porque "hoy en día una situación así es excepcional y anormal y porque esa era la parte desconocida y la realidad de estos colectivos era lo suficientemente fuerte para darla a conocer". Pese a todo, Jean Cornil, aseguró que en su periplo por los pueblos vascos, las reuniones con partidos nacionalistas fueron "muy cordiales" y fue "muy bien recibido".