Visto para sentencia el juicio contra la etarra Obanos, del aparato militar

  • París, 28 abr (EFE).- El Tribunal de lo Criminal de París dejó hoy visto para sentencia el juicio en apelación contra la etarra confesa Beltzane Obanos, que formó parte del aparato militar a finales de 2002 junto al que era entonces su jefe Juan Ibón Fernández Iradi, "Súsper".

Visto para sentencia el juicio contra la etarra Obanos, del aparato militar

Visto para sentencia el juicio contra la etarra Obanos, del aparato militar

París, 28 abr (EFE).- El Tribunal de lo Criminal de París dejó hoy visto para sentencia el juicio en apelación contra la etarra confesa Beltzane Obanos, que formó parte del aparato militar a finales de 2002 junto al que era entonces su jefe Juan Ibón Fernández Iradi, "Súsper".

Obanos recurrió la sentencia que en primera instancia se dictó contra ella, de cinco años de cárcel y la expulsión definitiva de Francia, en un proceso en mayo del pasado año en el que también fueron condenados "Súsper" y tres miembros más de la organización terrorista.

Antes de suspender la sesión esta mañana para iniciar la deliberación, el presidente del tribunal, Yves Jacob, dio una última vez la palabra a la etarra.

Obanos reiteró que su intención con este recurso era poder continuar con la nueva vida que asegura haber iniciado tras haber dejado la lucha armada y, en particular, al haber formado una familia en el País Vasco francés.

Explicó en la primera jornada del juicio que la razón principal de la apelación había sido intentar que se anule la prohibición de permanencia en el territorio francés porque eso trastocaría su nueva vida de familia -tuvo una hija el pasado mes de febrero-, que vive en la población vascofrancesa de Arcangues y que difícilmente se adaptaría a tener que vivir en España.

La etarra, de 31 años, que reconoció todos los cargos que llevaron a su condena en mayo pasado, señaló que para lograr la anulación de su expulsión definitiva de Francia había asumido el riesgo de tener que volver a la cárcel a cumplir la pena que tiene pendiente, poco más de un año, ya que pasó casi cuatro en prisión preventiva.

El fiscal Christophe Teissier también pidió ayer que se elimine de la condena la expulsión de Francia, para tener en cuenta su situación personal y, sobre todo, porque ha dejado la lucha armada.

Teissier, en cualquier caso, subrayó que debe confirmarse la pena de cinco años de cárcel, puesto que Obanos "formaba parte de ETA".

Añadió que para asegurarse de que no vuelva a la organización terrorista se fije un régimen de puesta a prueba -equivalente a la libertad bajo control judicial- para el poco más de un año que le quedaba por cumplir en prisión.

Obanos fue arrestada el 19 de diciembre de 2002 cuando circulaba en un coche robado junto a "Súsper" en las Landas (suroeste de Francia) y esa operación permitió llegar al piso franco que ambos ocupaban en Tarbes junto a la etarra Lorena Somoza, donde estaba una parte importante de los archivos del aparato militar, lo que permitió decenas de arrestos más en España y Francia.

El Tribunal de lo Criminal de París dicta sentencia hoy mismo.