La Masía de Riudecanyes era la base de adoctrinamiento y rezo de los terroristas


  • La célula utilizaba la Masía de Riudecanyes, en Tarragona, como un lugar de adoctrinamiento. Se han encontrado alfombras que se empleaban para el rezo musulmán.

  • Los cinco terroristas del Audi A3 se reunieron allí antes de partir para Cambrils y, desesperados, comenzar a arrollar peatones en el paseo marítimo.

El juez envía a prisión al yihadista de Alcanar y al que alquiló la furgoneta

El juez envía a prisión al yihadista de Alcanar y al que alquiló la furgoneta

Etiquetas

Una Masía en Riudecanyes fue uno de los lugares clave para la célula de yihadistas de Cataluña. Los cinco terroristas que fueron abatidos en Cambrils estuvieron allí antes de subirse al Audi A3 y comenzar a arrollar peatones en el paseo marítimo de esta turística localidad tarraconense. Según fuentes de la investigación consultadas por Lainformacion.com, esta segunda vivienda era, junto al chalet de Alcanar, la segunda base de operaciones de la célula.

Esta Masía, totalmente abandonada y con las ventanas tapiadas, era el lugar donde el imán de Ripoll consiguió adoctrinar a la célula y prepararla para atentar. También la utilizaban como lugar de rezo, ya que en el registro se han encontrado varias alfombras empleadas para ello. 

Según la reconstrucción de los investigadores, la célula de terroristas estuvo allí las horas previas al atentado de Cambrils. Cuando Younes Abouyaaquob había atentado a primera hora de la tarde en Las Ramblas se encerraron en esta Masía abandonada. En esos momentos ya sabían que no tenían explosivo, ya que la vivienda de Alcanar había saltado por los aires, y que tampoco tenían la Renault Kangoo con la que ejecutar un segundo atentado, ya que Mohamed Hichamy había sufrido un accidente en la AP7.

Desesperados, a las 21:26 del mismo 17 de agosto, decidieron acudir desde esta casa de Riudecanyes a Cambrils a comprar cuatro cuchillos y un hacha. No se tiene muy claro si uno o varios de los yihadistas fueron los que acudieron a un comercio de la zona y volvieron a la Masía para reunirse con el resto de "hermanos". A la 1 de la madrugada decidieron subirse al Audi A3 y circular a toda velocidad por una zona peatonal. Todos murieron abatidos por los Mossos.

En el perímetro exterior de esta Masía de Riudecanyes, la policía catalana encontró el pasaporte y carnet de conducir de Mohamed Hichamy y el pasaporte de Abouyaaquob. Los habían querido quemar en una hoguera, pero el fuego no acabó totalmente con los documentos: se pudieron leer parcialmente los nombres y ver las fotografías de los titulares.