Un joven afgano que ha estado más de seis años en Guantánamo sólo tenía unos doce años cuando fue detenido

Un joven afgano que ha estado más de seis años en Guantánamo sólo tenía unos doce años cuando fue detenido

Un joven afgano que ha estado más de seis años en Guantánamo sólo tenía unos doce años cuando fue detenido

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Un joven afgano que ha estado encarcelado durante más de seis años en la prisión de la base estadounidense de Guantánamo (en Cuba) sólo tenía unos doce años cuando fue detenido, y no 16 o 17, como dicen sus documentos oficiales, según afirmó hoy la Comisión Independiente de Afganistán de Derechos Humanos (AIHRC, por sus siglas en inglés).

Las entrevistas que ha mantenido esta organización con la familia de Mohamad Jawad y la investigación que ha llevado a cabo sobre este asunto indican que el chico ni siquiera había entrado en la adolescencia cuando fue arrestado por la Policía de Kabul en 2002 en relación con un ataque con granada que dejó heridos a dos soldados estadounidenses y a un intérprete afgano, aseguró la AIHRC en un comunicado.

Además, este grupo defensor de los Derechos Humanos mantiene que Jawad sufrió abusos y torturas a manos de policías afganos en una comisaría de Kabul. Después de que las autoridades afganas entregasen a Jawad a las fuerzas estadounidenses, el chico sufrió "seis largos años de torturas, abusos y aislamiento (...), como aparece reflejado en numerosos documentos y resoluciones judiciales", añade.

En febrero de 2003, Jawad fue trasladado desde Bagram, al norte de Kabul, hasta el centro de detención de Guantánamo, donde permanece desde entonces. La AIHRC denunció que el joven afgano "ha estado privado continuamente de las condiciones y las oportunidades de rehabilitación adecuadas a su edad que requiere el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados, firmado tanto por Estados Unidos como por Afganistán".

La AIHRC y el comandante Eric S. Montalvo del Ejército estadounidense, un marine designado por el Pentágono para defender legalmente a Jawad, recurrieron ayer ante el Tribunal Supremo afgano lo que consideran que es una extradición ilegal de un niño afgano basada en una acusación falsa.

A su juicio, la extradición de Jawad constituye una violación de la soberanía nacional de Afganistán por parte de Estados Unidos, de la Constitución afgana de 1964 (la que estaba vigente en aquel momento) y de la Carta Magna de 2004, que prohíbe expresamente los procesos de extradición a otros países.

Motalvo quiere que se emita una orden judicial que obligue al Gobierno afgano a solicitar la extradición inmediata de Jawad y a investigar la conducta de la Policía afgana en relación con este caso.