Zapatero no teme consecuencias por la retirada de Kosovo

MADRID (Reuters) - El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró el miércoles que la anunciada retirada de las tropas de Kosovo no traerá consecuencias para España, ya que ha actuado con coherencia y con lealtad a sus posiciones en el ámbito internacional.

En una comparecencia durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, Zapatero defendió la decisión ampliamente criticada desde la oposición, desde la OTAN y desde Estados Unidos, y que parece haber provocado también divergencias en el seno del Ejecutivo por su gestión.

"Siempre hemos tenido el mismo principio, y cuando se actúa por coherencia y principios no hay que temer ninguna consecuencia", afirmó Zapatero durante su respuesta a las interpelaciones de los portavoces de los distintos grupos, que coincidieron en criticar el modo en que se hizo el anuncio y sus posteriores rectificaciones.

"Por convicciones y por principios y por coherencia y por respeto a la soberanía de mi país, que defiendo, he mantenido siempre las mismas posiciones de política exterior, incluida la retirada de las tropas de Kosovo", agregó.

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy calificó previamente de "lamentable" el anuncio de España, que participa en la misión KFOR en Kosovo desde su lanzamiento en 1999 y tiene allí desplegados más de 600 soldados.

"Ha sido lamentable para la credibilidad de España en Europa y a nuestros aliados en la alianza atlántica", afirmó Rajoy.

Las justificaciones del miércoles siguieron la tónica mantenida por la ministra de Defensa, Carme Chacón, que consideró que la misión que llevó a las Fuerzas Armadas a Kosovo hace ya diez años ha concluido y debe dejar paso a otras distintas.

España, al igual que Chipre, Grecia, Eslovaquia y Rumanía, se ha negado a reconocer la independencia de esta región que se escindió de Serbia el pasado febrero, pero sí es reconocido por los otros 22 Estados miembros de la Unión Europea.

Chacón, que tomó a muchos por sorpresa cuando anunció la retirada ante los propios soldados en una visita a Kosovo la semana pasada, debió intervenir para acallar las informaciones que aseguraban que el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, era contrario a esta decisión.

RESPETO DE OBAMA

Tras el anuncio, el secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, criticó la decisión por no haber sido acordada previamente dentro de la alianza, mientras que el portavoz del Departamento de Estado estadounidense aseguró que su país sintió "una profunda decepción".

El miércoles, Zapatero aseguró ante el hemiciclo estar "absolutamente convencido" de que la administración del presidente estadounidense, Barack Obama, respeta la decisión del Gobierno español y de que las relaciones futuras serán buenas ya que comparten la misma visión del orden internacional.

"Estoy absolutamente convencido de que el presidente Obama respeta, respalda y se siente a gusto con personas que defienden convicciones y principios", afirmó.

Las relaciones entre España y Estados Unidos han sido complicadas después de la decisión de Zapatero de retirar a las tropas de Irak tras asumir el cargo en 2004.

España, que aseguró que su retirada de Kosovo será "escalonada", realiza en la antigua provincia serbia tareas recomendadas por la resolución 1244 de la ONU, pero no participa en las de creación y consolidación de las instituciones de seguridad y defensa del nuevo Estado.

Desde Defensa se ha confirmado que el grueso de las tropas españolas habrá regresado antes de finalice el mes de septiembre de 2009.