75 años de Botín


Emilio Botín cumple 75 años y más de medio siglo como banquero.

Emilio Botín cumple 75 años y más de medio siglo como banquero. Efe

Emilio Botín

Emilio Botín lainformacion.com

Ha vivido como banquero el crash de 1987 en los mercados mundiales, las recesiones de 1992 o las turbulencias financieras de 1995 (bonos americanos), 1997 (divisas asiáticas), 1998 (crisis rusa) o el 11-S de 2001. Pero la más importante de todas ellas la está viviendo en el presente y en el final de su carrera. Emilio Botín Sanz de Sautuola y García de los Ríos (Santander, 1 de octubre de 1934) se ha convertido en una leyenda viva de los mercados, de la banca y la cabeza visible de una larga saga familiar, ya que es biznieto, nieto, sobrino, hermano, hijo y también padre de banqueros. Y ya es uno de los presidentes en activo más longevos del planeta y el de más edad entre los grandes bancos cotizados.Dicen que es el personaje económico más conocido en España. ¿Quién no conoce a Botín? Será todavía más conocido cuando vuelva a presentar a Fernando Alonso como nuevo piloto de la escudería Ferrari a la que patrocina el Santander. Pero no fue siempre tan conocido. Comenzó a granjearse su figura en el momento en el que asumió la presidencia del banco en 1986 en sustitución de su padre Emilio Botín Sanz de Sautuola y López. El Banco Santander de entonces y el de ahora poco tienen que ver.Aquel era pequeño, el séptimo del sector en España y apenas si estaba presente en el exterior. Éste es global. Tiene presencia en más de 40 países de forma significativa, más 90 millones de clientes, 3 millones de accionistas, 170.000 empleados en todo el mundo y más de 90.000 millones de euros de valor en bolsa. Pero ese gran salto exterior se ha dado en los cinco últimos años. Desde que en agosto de 2004 cerró la compra del británico Abbey National, la entidad ha multiplicado por dos su tamaño. Y todo ello pese a la mayor crisis financiera en 60 años.Para ello ha ordenado, como presidente del consejo de administración, la compra de decenas de entidades finanjcieras. Ampliar en 29.000 millones de euros el capital desde 2004. Un periodo que coincide con algunas de sus operaciones de compra más conocidas. Como la adquisición del estadounidense Sovereign Bancorp en octubre de 2008, junto a los británicos Bradford & Bingley (septiembre) o Alliance & Leicester (agosto). Estos se unen al brasileño Banco Real y el italiano Antonveneta -luego revendido- en 2007. Pero hay tres compras anteriores que han marcado una cicatriz en la trayectoria del banco, catapultando su crecimiento. Se trata del británico Abbey National (2004), el brasileño Banespa (2000) o el español Banesto, adquirido en subasta pública en 1994.La edad de los banqueros y la carrera por la sucesiónLa inesperada salida de José Ignacio Goirigolzarri (55 años) como consejero delegado de BBVA, el segundo banco español y eterno rival del Santander, ha reabierto el debate sobre la edad de los banqueros y la sucesión al frente de las entidades. Francisco González, que el próximo 17 de octubre cumplirá 65 años, la edad legal de jubilación en España, podrá seguir hasta el límite de 70 años que rigen en los estatutos de la entidad. Su nuevo segundo se llama Ángel Cano y tiene . La última gran remodelación directiva por cuestiones de edad se produjo en el Banco Popular de los hermanos Luis y Javier Valls-Taberner, que cedieron el testigo en 2004 a un 'jovencísimo' -para la profesión de presidente de banco-Ángel Ron, que entonces contaba 42 años.En el Santander no existe limitación de edad, de ahí que Emilio Botín pueda permanecer como presidente y en el consejo de forma vitalicia, si así lo apoyan sus accionistas. Pero tanto en el banco como fuera de él se sabe que más pronto que tarde llegará el proceso de sucesión. Su hija Ana Patricia, que preside desde 2002 Banesto, adquirido en subasta pública por el Santander en 1994. Son muchos los que creen que esta mujer, una de las más poderosas del mundo según Forbes.com, sucederá a su padre al frente de la entidad. En el sector creen que será un movimiento de la mano de alguno de los vicepresidentes como Juan Rodríguez Inciarte (55 años) o Francisco Luzón (61) o del actual consejero delegado Alfredo Saenz, que ya 'cotiza' en los 67 años de edad, ocho menos que el presidente.