ABN Amro pierde 886 millones en el primer trimestre

AMSTERDAM, 25 (EUROPA PRESS)

La entidad holandesa ABN Amro perdió 886 millones de euros en el primer trimestre de año frente a beneficios de 3.595 millones de euros en el mismo periodo del ejercicio anterior, debido principalmente a los 'números rojos' generados por los costes de la transferencia de los activos del banco adquiridos por el Royal Bank of Scotland (RBS).

El banco informó en un comunicado que estos activos del RBS registraron pérdidas después de impuestos de 928 millones de euros, por cambios en su valoración y costes por la transferencia, y aseguró que a pesar de estas pérdidas, el resultado por operaciones discontinuas de la entidad en su conjunto "mejoró significativamente" respecto al segundo semestre de 2008.

La entidad también menciona ganancias después de impuestos por valor de 87 millones de euros gracias a la adquisición por el Estado holandés de ciertos activos del banco, pérdidas de 48 millones que obedecen a aspectos centrales del grupo y un beneficio de 3 millones atribuido a las operaciones discontinuas del banco Santander en los activos que posee en el banco holandés.

La entidad holandesa fue comprada en 2007 por un consorcio que incluía a Santander, RBS y Fortis por 70.000 millones de euros. Debido a las consecuencias de la crisis financiera, el Gobierno holandés adquirió las operaciones adquiridas por Fortis en Holanda.

El grupo, que aseguró estar bien capitalizado, señala ahora que el complejo proceso emprendido ahora por parte de RBS, Santander y el Estado holandés para la separación legal de los activos adquiridos por parte del Gobierno del país de los adquiridos por RBS en dos entidades separadas sigue su curso, y calcula que finalizará a finales de 2009.

A finales del proceso, se creará una nueva entidad en poder del Estado holandés llamada ABN AMRO Bank NV, mientras que el resto de activos se fusionarán en otra sociedad denominada Royal Bank of Scotland NV.

ABN informó la semana pasada de sus planes de recortar entre 4.000 y 5.000 empleos como consecuencia de la integración con Fortis, un paso previo necesario para la posterior separación de los activos, y con el objeto de recortar 1.300 millones de euros en costes.