El Gobierno nipón presenta un plan de estímulo récord contra la recesión

  • Tokio, 10 abr (EFE).- El Gobierno japonés presentó hoy un plan de estímulo fiscal récord de 154.000 millones de dólares para ayudar a una economía afectada por la peor crisis de los últimos 50 años, que ha golpeado especialmente a las exportaciones y al empleo.

El Gobierno nipón presenta un plan de estímulo récord contra la recesión

El Gobierno nipón presenta un plan de estímulo récord contra la recesión

Tokio, 10 abr (EFE).- El Gobierno japonés presentó hoy un plan de estímulo fiscal récord de 154.000 millones de dólares para ayudar a una economía afectada por la peor crisis de los últimos 50 años, que ha golpeado especialmente a las exportaciones y al empleo.

La cifra histórica, equivalente al tres por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), fue acordada por el Ejecutivo y la coalición gobernante del Partido Liberal Demócrata (PLD) y el Nuevo Komeito y será trasladada al Parlamento previsiblemente el día 27.

Según el Gobierno, este nuevo gasto fiscal ayudará a crear medio millón de empleos y aumentará en un dos por ciento el PIB, después de que las grandes exportadores se hayan visto afectados por la reducción de la demanda mundial y hayan recortado miles de empleos.

La nuevas medidas de estímulo destinarán fondos para empresas con problemas de liquidez, a prestaciones por desempleo, así como para mejorar el sistema de salud pública y ayudar a colectivos desfavorecidos y a la envejecida población nipona.

El primer ministro, Taro Aso, aseguró hoy que es hora de reformar el sistema fiscal de la segunda economía mundial, con medidas para incentivar a los mayores para que participen con sus activos en la economía nacional.

Asimismo, proveerá más de dos billones de yenes (19.930 millones de dólares) para el desarrollo de infraestructuras, especialmente en la red de carreteras nipona y en aeropuertos.

Con todo, el plan de estímulo fiscal de 15,4 billones de yenes (154.000 millones de dólares) para el ejercicio de 2009, se une a otros dos anteriores que elevan al cifra de fondos de emergencia a los 25 billones de yenes (249.100 millones de dólares).

La situación económica mundial ha golpeado especialmente en Japón, donde la suave senda de crecimiento retomada después de 2000, se ha truncado repentinamente por la extensión de la crisis financiera mundial y la caída en la demanda exportadora.

El plan será presentado a la Dieta (Parlamento nipón) a final de mes y promete levantar un intenso debate con los partidos de la oposición que votaron en contra de las anteriores medidas de emergencia.

Las nuevas ayudas fiscales se presentarán ante la Dieta como una ampliación al presupuesto del año fiscal 2009, que comenzó a principios de este mes, y se financiarán a través de la emisión de deuda por valor de 11 billones de yenes (109.600 millones dólares).

Aso dijo hoy en rueda de prensa que las medidas están destinadas a contrarrestar "la caída libre de la economía a cualquier precio, asegurar el empleo, aliviar el dolor de la gente y impulsar el crecimiento de Japón".

Dentro de este plan destacan las nuevas las ayudas por desempleo de 120.000 yenes (1.200 dólares) mensuales durante tres años, en un país donde el paro se encuentra en los niveles más altos desde 2006 y el 77 por ciento de los desocupados no tiene derecho a la prestación, según la ONU.

El primer ministro también se ha propuesto iniciar con esta serie de medidas la transición hacia una mayor eficiencia energética con subsidios para la compra de vehículos híbridos por valor de 100.000 yenes (950 dólares) por cada unidad.

Del mismo modo, Japón comenzará a destinar más fondos a las energías renovables, especialmente a la solar, para que el 20 por ciento de total provenga de este tipo de fuentes antes de 2020.

Aso, que se enfrenta a unos índices de popularidad especialmente bajos tras siete meses al frente del Ejecutivo, condicionó su permanencia en el cargo y la convocatoria de elecciones anticipadas a la aprobación de estas medidas de estímulo en el Parlamento.

En caso de que no se convoquen elecciones generales anticipadas, los comicios están previstos para septiembre, en lo que promete ser un reñida lucha por encabezar el Ejecutivo en medio de la recesión económica.

El mandatario volvió a reiterar hoy que disolverá el Parlamento cuando lo crea oportuno, después de decidir hacer suya la bandera del resurgimiento de la economía nipona.