Las pérdidas mundiales por la crisis llegarían a 4,1 billones

WASHINGTON (Reuters) - Las amortizaciones globales de deudas tóxicas entre los bancos y las instituciones financieras de Estados Unidos, Europa y Japón podrían ascender a 4,1 billones de dólares, dijo el martes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esto representa la primera vez que el FMI ha incluido estimaciones de pérdidas crediticias sobre la deuda originada en Japón y Europa desde el inicio de la crisis financiera mundial en 2007.

El Informe de Estabilidad Financiera Global del FMI dijo que los bancos necesitan más capitales para superar las previstas amortizaciones y para restablecer la confianza de los inversores en el sistema financiero.

Los bancos de todo el mundo hasta ahora han recaudado unos 900.000 millones de dólares en capitales, alrededor de la mitad de esa suma por medio de préstamos de rescates gubernamentales.

El FMI dijo también que ahora prevé que el deterioro de los activos originados en Estados Unidos alcance los 2,7 billones de dólares, sustancialmente más que los 2,2 billones de dólares que proyectó en enero. El brusco incremento refleja las pérdidas principalmente entre octubre y enero.

A nivel mundial, los bancos enfrentarán la mayor carga de las amortizaciones. El FMI estimó que las amortizaciones para préstamos y valores en poder de los bancos podrían ascender a unos 2,8 billones de dólares, y que alrededor de un tercio ya se habían amortizado.

De acuerdo con el Fondo, los bancos de Estados Unidos han pasado a pérdida alrededor de 510.000 millones de dólares en activos, con amortizaciones adicionales de 550.000 millones de dólares previstas para los próximos dos años.

En el área del euro, las amortizaciones hasta ahora han totalizado 154.000 millones de dólares, con otros 750.000 millones de dólares previstos en amortizaciones hasta 2010.

En Reino Unido, las pérdidas crediticias de los bancos han sido del orden de los 110.000 millones de dólares, con otros 200.000 millones de dólares en amortizaciones probables en 2009-2010, dijo el FMI.