Obama ve señales de avance en la economía de EEUU

WASHINGTON (Reuters) - El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo el viernes que estaba viendo "destellos de esperanza" en la economía del país pese a que aún persisten fuertes tensiones, y prometió anunciar en las próximas semanas nuevas medidas para enfrentar la crisis financiera.

"Todavía tenemos mucho trabajo por hacer", expresó Obama a la prensa tras reunirse en la Casa Blanca con las principales autoridades económicas y financieras del país, entre ellas el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

"Estamos comenzando a ver ciertos avances", agregó.

Obama habló un día después de que datos alentadores sobre el comercio y las solicitudes de beneficio por desempleo estadounidenses ayudaran a las acciones de Wall Street a finalizar en alza.

Además, el asesor económico de la Casa Blanca Lawrence Summers predijo el jueves que la economía emergería de la sensación de "caída libre" para mediados del año, ya que los esfuerzos de estímulo y rescate estaban haciendo efecto.

A menos de tres meses de haber asumido la presidencia, Obama se abstuvo de declarar que la recesión estaba tocando fondo, diciendo sólo que el Gobierno permanecía cauteloso en sus pronósticos.

No obstante, expresó un tono más optimista que el mostrado recientemente sobre el estado de la economía, que atraviesa su peor crisis en décadas. "Lo que estamos comenzando a ver son destellos de esperanza a través de la economía", indicó.

"Durante las próximas semanas, verán acciones adicionales de parte del Gobierno", agregó, aunque no ofreció detalles.

Obama no mencionó las "pruebas de tensión" que están siendo realizadas en los 19 principales bancos estadounidenses.

La Casa Blanca había dicho que Obama recibiría un informe sobre la situación de esas evaluaciones el viernes. El Gobierno, intentando evaluar las necesidades de capital de los bancos, está examinando cómo se desenvolverían bajo condiciones económicas más adversas que las esperadas.

Consciente de que el tema es sensible para los mercados, el Tesoro pidió a los bancos que no hagan declaraciones sobre las pruebas de tensión, según una fuente familiarizada con las discusiones dentro del Gobierno.

Al ser consultado sobre si se había pedido a los bancos que guardaran silencio, el asesor de Obama Austan Goolsbee dijo a Fox Business Network que "hay que esperar hasta el anuncio adecuado de todas las evaluaciones de los bancos, en vez de que cada banco salga a revelar solo su información particular".

Sin embargo, Obama dijo que él y sus asesores discutieron un programa para usar fondos de inversión público-privados para ayudar a los bancos a limpiar sus hojas de balance de los activos tóxicos.

Obama expresó además confianza en que su Gobierno estaba lidiando con los problemas en el sistema bancario, lo mismo que con las instituciones financieras no bancarias, visto ampliamente como un sector que escapó del escrutinio regulatorio adecuado antes de la crisis más reciente.

Sus declaraciones siguieron a una sesión informativa con el secretario del Tesoro, Timothy Geithner; el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke; y la presidenta de la Corporación Federal de Seguro de los Depósitos, Sheila Bair.

También participaron el principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Summers; la presidenta de la Comisión de Valores, Mary Schapiro, y el contralor de la moneda de Estados Unidos, John Dugan.

Obama citó mejoras en el financiamiento de las pequeñas empresas y en lo que llamó un aumento "muy significativo" en el refinanciamiento hipotecario que se necesita para estabilizar el mercado inmobiliario.

Pero agregó que "la economía aún está bajo fuerte tensión".