Ercros aprueba una reducción de capital y un 'contrasplit' muy criticado entre accionistas

BARCELONA, 17 (EUROPA PRESS)

Ercros aprobó hoy, entre críticas y recelos de parte de accionistas, autorizar al consejo a acometer una reducción de capital de 201,2 millones de euros, que fijará el capital social en 161 millones de euros, y la realización de un 'contrasplit' o agrupación de títulos con un canje por determinar para evitar movimientos bruscos en la cotización.

En el transcurso de la junta general ordinaria de accionistas celebrada hoy en Barcelona, el presidente de Ercros, Antonio Zabalza, detalló que la reducción de capital persigue restablecer el equilibrio entre el capital social y un patrimonio neto lastrado por los malos resultados de 2008.

Ercros cerró con pérdidas de 203,3 millones de euros por el fuerte ajuste contable por aplicar las NIC y la pérdida de valor de algunas plantas productivas. Zabalza aclaró que la reducción se hace en cumplimiento de la Ley de Sociedades Anónimas y se realizará mediante la minorización del valor nominal de la acción, de 0,36 euros a 0,16 euros.

Pero la propuesta que levantó más ampollas entre parte de los presentes fue la aprobación de un 'contrasplit' porque aseguraron que puede ser "muy perjudicial" para los socios, y no dudaron en pedir la dimisión de Zabalza y de todo el consejo por apoyar esta medida.

Zabalza quiso calmar los ánimos y aseguró que se trata de una operación "puramente formal" que no afectará al valor real de la compañía. "No tengan miedo al 'contrasplit'; si la compañía va bien, sea cual sea el canje, la cotización irá bien".

Ercros fijará la ecuación del canje y baraja 1 acción nueva por cada 5, 10, 12, 15 o 20, con lo que en función de la ecuación elegida, el valor nominal de la acción quedará fijado entre 0,80 euros y 3,20 euros.

CIERRES Y EFICIENCIA

Ercros se halla inmersa en la aplicación de un plan de mejora de la eficiencia (PME) y que, tras dos años en vigor, ha supuesto el cierre de cuatro fábricas y el despido de 236 trabajadores. De los 35 millones destinados a inversiones en 2008, 25 millones se destinaron a este plan de ajuste.

El grupo cerró las plantas de Sant Celoni, Silla, Catadau y Huelva, paró la planta de PVC emulsión de la fábrica de Monzón y a mediados de 2009 está previsto que pare la planta de PVC suspensión de este centro.

La producción de estas dos últimas plantas está siendo traslada a la fábrica de Vila-seca II (Tarragona) --donde se ha invertido 22 millones en su ampliación-- mientras que la fabricación de compuestos seguirá en Monzón.

Zabalza defendió hoy el PME, más aún en el contexto actual, y pidió a los accionistas paciencia y mirar más allá, a medio y largo plazo, ya que 2009 va a ser un "año duro".

En su intervención aseguró que la compañía no puede descartar "profundizar" en nuevas actuaciones para adaptarse a una situación que hace tan sólo un año era difícil de imaginar.