PepsiCo ofrece 6.000 millones de dólares por sus dos mayores embotelladoras

  • Nueva York, 20 abr (EFE).- El fabricante de refrescos PepsiCo ha propuesto la compra, por unos 6.000 millones de dólares, del capital que aún no tiene de sus dos principales embotelladoras, con el ánimo de aumentar su agilidad y mejorar así unos resultados que en el primer trimestre del año se redujeron muy ligeramente.

Nueva York, 20 abr (EFE).- El fabricante de refrescos PepsiCo ha propuesto la compra, por unos 6.000 millones de dólares, del capital que aún no tiene de sus dos principales embotelladoras, con el ánimo de aumentar su agilidad y mejorar así unos resultados que en el primer trimestre del año se redujeron muy ligeramente.

La compañía con sede en Nueva York informó hoy de que en el primer trimestre del año ganó 1.135 millones de dólares (72 centavos por acción), lo que supone un descenso del 1,1% respecto del mismo periodo de 2008.

Su facturación entre los dos periodos comparados descendió un 0,8%, hasta los 8.263 millones de dólares, al tiempo que el resultado operativo aumentó un 1,9% hasta los 1.557 millones de dólares.

Horas antes de informar de sus resultados correspondientes al primer trimestre del año, el segundo mayor fabricante de refrescos del mundo anunció su decisión de comprar Pepsi Bottling Group y PepsiAmericas.

Para ello ha ofrecido 14,75 dólares y 0,283 acciones de PepsiCo por cada acción de la primera que aún no está en su poder, así como 11,64 dólares y 0,223 acciones por cada título de la segunda.

Ambas ofertas suponen una prima cercana al 17% respecto al precio de cierre al que terminaron las acciones de las dos embotelladoras la semana pasada.

Teniendo en cuenta que PepsiCo ya tiene participaciones del 33% y del 43% respectivamente en ambas firmas, el precio final de la operación rondará los 6.000 millones de dólares, según detalló el propio fabricante de refrescos en un comunicado.

"La consolidación del negocio del embotellado en nuestra compañía podría ser muy beneficiosa, y puede aumentar significativamente su competitividad y posibilidad de crecimiento", argumentó la presidenta y consejera delegada de PepsiCo, Indra Nooyi, para explicar este cambio de estrategia en el modelo de negocio de la empresa, que hasta ahora había tratado de mantener ambas actividades separadas, igual que su eterna rival, Coca-Cola.

Nooyi añadió que la operación permitirá "liberar muchas sinergias, mejorar la rapidez en la toma de decisiones y aumentar nuestra flexibilidad estratégica", con lo que se sentarán "cimientos más sólidos para el crecimiento futuro de PepsiCo".

Si se completa la transacción tal y como está planteada, PepsiCo gestionaría la distribución de cerca del 80% de sus bebidas en Norteamérica, lo que le permitirá ser más ágil a la hora de atender una demanda que cada vez tiende más a preferir zumos y aguas, frente a refrescos carbonatados.

Esta noticia no fue acogida con entusiasmo entre los inversores, como tampoco los resultados económicos publicados hoy, pese a que fueron mejores de lo esperado por los analistas,

Poco después de la apertura de la Bolsa de Nueva York, la acciones de PepsiCo caían un 4% y se negociaban a 50,5 dólares. En el último año la firma ha bajado en bolsa un 28% y en lo que va de 2009 un 8%.