El CSIC revisa los estudios de mixosporidios que alteran la reproducción de peces y anfibios

CASTELLÓN, 27 (EUROPA PRESS)

La investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Ariadna Sitjà Bobadilla ha publicado un trabajo en el que se revisan los resultados de las investigaciones realizadas en el Instituto de Acuicultura Torre de la Sal (IATS), en Castellón, sobre Sphaerospora testicularis, un mixosporidio parásito de los testículos de la lubina, que altera su reproducción.

Asimismo, el estudio, que se publica hoy en la versión on line de la revista 'Proceedings of the Royal Society of London B', recopila la documentación existente sobre otros mixosporidios que parasitan las gónadas de peces y anfibios y alteran su proceso reproductivo.

La autora del trabajo, Ariadna Sitjà, explicó que se prevé que el impacto de estos mixosporidios "pueda aumentar en el futuro, debido a su fácil liberación al medio acuático, a la ausencia de tratamientos efectivos y a las transacciones mundiales que implican el trasiego de peces y anfibios, sus embriones y gametos".

"Estos movimientos de animales son habituales en la industria de la acuicultura, la acuoriofilia, las repoblaciones, el consumo alimentario o las investigaciones biomédicas. Por tanto, el

desarrollo de métodos de diagnóstico específicos, rápidos y fiables es vital para poder controlarlos", indicó.

La mayoría de las especies descritas en el trabajo afectan a peces de agua dulce, y la mayoría son específicos de un sexo. Es decir, que afectan a los ovarios, pero no a los testículos o viceversa. Cuando estos organismos se alojan en el tejido germinal tienen

un efecto "más severo" que cuando afectan al tejido intersticial de las gónadas. Su proliferación tanto en la luz de los túbulos seminíferos (donde se liberan los espermatozoides maduros) como en el interior de los ovocitos se ve favorecida por el hecho de que el hospedador "no desencadena una respuesta inmune en dichas

localizaciones".

Además, los estadios parasitarios se dispersan fácilmente al medio

acuático, ya que se liberan con los gametos durante el desove. "Por el momento, se desconocen cuáles son los hospedadores intermediarios

invertebrados que intervienen en el ciclo de estos mixosporidios gonadales, o si se pueden transmitir directamente de vertebrado a vertebrado, como ocurre con los mixosporidios del género Enteromyxum", incidió la investigadora del CSIC.

SEXO Y PARÁSITOS

En la última década, las investigaciones sobre la reproducción de peces y anfibios se han visto impulsadas por el desarrollo de la acuicultura, la presencia de disruptores endocrinos (sustancias químicas capaces de alterar el sistema hormonal) en el medio

acuático y el declive de las poblaciones salvajes de anfibios. Los efectos producidos por los parásitos que afectan a la reproducción de los peces son muy variados.

Algunos mixosporidios aceleran el cambio de sexo en sus hospedadores. Este es el caso de las hembras del pez hermafrodita protogínico (aquel que primero es hembra y luego macho) Thalassoma bifasciatum parasitadas por Kudoa ovívora, que no sólo tienen un menor éxito reproductor sino que cambian a machos antes y cuando tienen un menor peso que las hembras sanas. Esta estrategia de cambio de sexo puede considerarse como la muerte del hospedador para el parásito, ya que el mixosporidio no puede desarrollarse en la gónada masculina. En cambio, para el pez es más ventajoso reproducirse como macho, que no poder reproducirse como hembra.

Por otra parte, los mixosporidios que se localizan en las gónadas, como es el caso de Sphaerospora testicularis que parasita exclusivamente los testículos de la lubina, pueden llegar a producir castración parasitaria, y si se trata de lotes de peces

reproductores su utilidad como tales en las granjas de cultivos puede verse seriamente afectada. "Algunos mixosporidios, como Kudoa paniformis, aunque no parasiten las gónadas pueden afectar a la reproducción, reduciendo la fecundidad a un 10% de la de los peces sanos", concluyó Ariadna Sitjà.