El puerto de Camariñas instalará una plataforma flotante de engorde de almeja para regenerar zonas de producción

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 (EUROPA PRESS) El puerto de Camariñas (A Coruña) potenciará el cultivo de la almeja a través de la instalación de una plataforma flotante, que ha sido costeada por la Consellería de Pesca e Asuntos Marítimos, en la que se atenderá la fase de "preengorde" de la semilla para luego regenerar las zonas de producción del molusco. Según explicó hoy el departamento dirigido, en funciones, por Carmen Gallego, el cometido del armazón incide en la fase de "preengorde" de la semilla de la almeja, con lo que posteriormente es "más fácil" para las cofradías impulsar la regeneración de las zonas de producción marisquera. Así, el dispositivo consiste en una batea construida en acero, con flotadores de polietileno y "completamente modular", lo que permite que se adapte a las zonas de cultivo, destacó. Además, para facilitar el trabajo sobre ella, se dispusieron varios corredores de reja sintética y anti resbalante. El sistema también cuenta con dos módulos para elevar unos 500 kilogramos de peso, cada uno de ellos. Otros aspectos que se tratarán de "mejorar" mediante la colocación del andamiaje serán el consumo energético, la capacidad productiva de la instalación, el uso de la superficie de cultivo y el manejo de las personas que trabajen en el lugar, señaló la consellería. REGENERACIÓN Por otra parte, el departamento que dirige Carmen Gallego en funciones resaltó que tanto los puertos de Camariñas como el de O Vicedo (Lugo) son escenario de una "labor de investigación" con la que se busca establecer métodos "que permitan obtener una producción estable de semilla" en los periodos de puesta natural de las especies. Asimismo, hizo hincapié en las "donaciones" de almeja que realiza la consellería desde los minicriaderos a las cofradías, con el objetivo de "impulsar su regeneración" y para que los mariscadores puedan "mantener" y "aumentar" sus ingresos. Ambas cofradías están bajo la dirección del Centro de Investigaciones Marinas (Cima), en colaboración con técnicos del Instituto Galego de Formación en Acuicultura (Igafa) y del Centro Tecnológico del Mar.