Economía/Transporte.- La IATA prevé que la industria aeronáutica emita un 7,8% menos de CO2 en 2009

GINEBRA, 31 (EUROPA PRESS) La industria aeronáutica reducirá en un 7,8% las emisiones de dióxido de carbono este año con respecto a 2008, según las estimaciones de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) presentadas hoy coincidiendo con la IV Cumbre de la Aviación y el Medio Ambiente organizada por el grupo de Acción de Transporte Aéreo (ATAG). El presidente de la IATA, Giovanni Bisignani, indicó que este descenso es el resultado de una reducción del 6% de la capacidad del transporte aéreo como respuesta a la crisis económica, y de un 1,8%, como consecuencia del cumplimiento de los compromisos del sector acordados hace un año en la lucha contra el cambio climático. Precisamente, destacó que el compromiso de la industria de la aviación con esta causa "nunca ha sido más fuerte". Así, destacó que en 2008, la aplicación de programas relacionados con la eficiencia de rutas y el uso de nuevas tecnologías permitieron un ahorro de 15 millones de toneladas de emisiones de CO2 y subrayó que desde la IATA se trabaja con el objetivo de incrementar esa reducción hasta los 10 millones durante 2009. En esta línea, señaló que 2009 será un año "clave" para la industria aérea tanto en el ámbito de la eficiencia energética como en el de la seguridad y aludió al compromiso del sector para utilizar un 10% de biocarburantes o combustibles alternativos antes de 2017, cuya certificación para 2011 podría ser una posibilidad, según la IATA. "Estoy convencido de que estamos en el buen camino en lo que concierne a la aplicación de tecnologías, infraestructuras y operaciones más eficientes por el uso del combustible --indicó Bisignani-- quién no obstante apuntó a un cuarto eje sobre el que deberían centrarse ahora los esfuerzos como es la aplicación de medidas económicas que apoyen los esfuerzos del sector, que necesita "una atención urgente". Para Bisignani pese a lo logrado "no se puede estar satisfecho". "Tenemos la responsabilidad de asegurar el futuro de los 32 millones de empleos y los 3.500 millones de dólares (más de 2.625 millones de euros) vinculados a la actividad económica de la aviación. Por ello, hizo un llamamiento a los gobiernos para que "vayan más allá de medidas punitivas económicas, como impuestos excesivos, y enfocar sus esfuerzos en medidas que reduzcan las emisiones a escala mundial y de forma coordinada e invertir en proyectos verdes. Algo que, en su opinión, "no se ha producido hasta ahora", recordó aludiendo a los compromisos del Protocolo de kyoto que apuntaban a un acercamiento sectorial en el proceso de elaboración de un nuevo protocolo.