El recorte de producción de Airbus y Boeing es insuficiente, según Deutsche Bank

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Los recortes de producción de los constructores aeronáuticos Boeing y Airbus anunciados para 2009/10 son insuficientes teniendo en cuneta el exceso de capacidad existente en la industria aérea como consecuencia de la caída de la demanda y para evitar más aplazamientos de los pedidos, según las conclusiones de un informe realizado por los analistas de Deutsche Bank.

Concretamente, el analista de la firma, Benjamin Fidler, explica que en el caso del constructor europeo Airbus se necesitan recortes de producción adicionales en los programas A320 y A330, mientras que en el caso de la compañía norteamericana Boeing los recortes son necesarios en su programa 737.

Según precisa el informe, durante el primer trimestre sólo se realizaron 57 pedidos de aviones, frente a 837 pedidos de aeronaves registrados en el mismo periodo de 2008. Esta cifra constituye el nivel más bajo en ocho años.

Airbus y Boeing sufrieron conjuntamente cancelaciones de 46 aviones en el primer trimestre, mientras que registraron 53 retrasos en los plazos de entrega, frente a las 22 del cuarto trimestre de 2008.

El inventario de aviones aparcados se elevó un 3% en el periodo, hasta las 2.570 aeronaves, el mayor nivel registrado desde la crisis del sector aéreo registrada tras los atentados del 11-S.

El informe recuerda que los pedidos de aviones comerciales han registrado un descenso material del 93% en el primer trimestre mientras que los retrasos en las entregas siguen creciendo como consecuencia de la debilidad del sector aéreo, que sigue registrando importantes caídas tanto en el número de pasajeros como en el volumen de mercancías, lo que llevará irremediablemente a futuros recortes de capacidad.

Según especifica Deutsche Bank, aunque el tráfico doméstico en Estados Unidos, Europa y China, está mostrando algunos síntomas de mejora secuencial mensuales, el internacional sigue débil y aún no ha dado síntomas de recuperación. El sector de carga, por su parte, sigue mostrando un empeoramiento continuo con un retroceso del 30% en el primer trimestre.