El IV Plan de Empleo apuesta por formación, mejora en la calidad del empleo e integración de colectivos con dificultades

El presupuesto para el año 2009, el primer año de ejecución, será de 158,1 millones de euros PAMPLONA, 9 (EUROPA PRESS) El Gobierno de Navarra, la Confederación de Empresarios y los sindicatos UGT y CCOO suscribieron esta mañana el IV Plan de Empleo para el periodo 2009-2012, que tendrá entre sus ejes principales el impulso de la formación, la inserción de los colectivos con dificultades y la mejora de la calidad del trabajo. Para el año 2009 se ha previsto un presupuesto de 158,1 millones de euros, lo que representa un 8,7 por ciento más que la cuantía destinada en 2008 para el III Plan de Empleo. El presupuesto para el resto de años se establecerá en el futuro, en función de la situación económica de cada ejercicio. Los firmantes consideran que el nuevo plan debe incidir principalmente en dos factores. Por un lado, en la creación de condiciones óptimas para la mejora de las competencias de los trabajadores, empresarios, técnicos y directivos, de forma que se facilite la implantación de empresas o proyectos empresariales de mayor valor añadido, que fundamenten su capacidad competitiva en el conocimiento. Por otro lado, se apuesta por articular políticas que mejoren las condiciones de partida de los colectivos más vulnerables del mercado de trabajo, facilitando su acceso a la formación en condiciones adecuadas a sus circunstancias y a sus posibilidades. El nuevo plan fue firmado por el presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz; el consejero de Innovación, Empresa y Empleo, José María Roig; el presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra, José Manuel Ayesa; el secretario general de UGT, Juan Goyen, y el secretario general de CCOO, José María Molinero. Sanz destacó que los anteriores planes de empleo han contribuido a crear 74.000 puestos de trabajo desde el año 1998 y que han llevado a Navarra al índice de paro más bajo de España, y subrayó que el nuevo plan contempla medidas "realistas, efectivas, que se van a poder llevar a la práctica". Miguel Sanz incidió en que el plan es "fruto de las ganas de acordar y concertar" y quiso "transmitir estas ganas a otros agentes de fuera de Navarra, porque si bien es verdad que aquí es mucho lo que podemos hacer, las medidas que implantemos serán más eficaces si en el resto de España también los agentes se implican en la concertación y son capaces de acordar con sentido de Estado las medidas imprescindibles a adoptar, aunque las mismas tengan costos políticos evidentes". Preguntado sobre si estas manifestaciones significan que apostaría por reformas para abaratar el despido, Miguel Sanz señaló que son necesarias reformas estructurales del mercado de trabajo con un gran pacto de Estado, "introduciendo criterios de flexibilidad, que no tienen por qué ser contrapuestos con quienes propugnan objetivos de estabilidad en el empleo, y criterios que puedan promover la movilidad, porque siempre será más factible para el bienestar de los ciudadanos introducir estos criterios, que no introducir ningún criterio que aboque al empleado a estar en paro". El presidente de la CEN, José Manuel Ayesa, compartió las manifestaciones de Sanz sobre la necesidad de consenso a nivel estatal y explicó que las medidas impulsadas por el Plan de Empleo no serán "suficientes" por sí mismas para la recuperación de la senda de empleo sin ese gran pacto. "Las medidas del nuevo plan nos van a paliar los efectos devastadores de la situación económica, pero se necesita algo que no está a nuestro alcance, que es un gran pacto de Estado que resuelva las grandes y graves cuestiones estructurales que afectan a la economía", dijo, para realizar un llamamiento a los partidos y agentes sociales para que, "por encima de las diferencias, se dediquen desde este momento a buscar un gran pacto". Los máximos responsables de UGT y CCOO, que compartieron la necesidad de buscar consensos, rechazaron expresamente la posibilidad de abaratar el despido y subrayaron que se enfrentarán abiertamente a esa posibilidad. En cualquier caso, en relación con el nuevo plan, Juan Goyen señaló que no generará empleo por sí mismo y explicó que "lo que de verdad es necesario para crear empleo es que todos nos pongamos a remar juntos en la misma dirección y con la misma intensidad, reactivando el consumo y con ello la economía de esta comunidad, para después, ser capaces de cambiar el modelo productivo". "En este caso, este plan servirá de verdad para mejorar el empleo y a la vez mejorar la cohesión social", señaló. En la misma línea, José María Molinero señaló que "si no hay una reactivación de la economía real, este plan de empleo tendrá unos efectos paliativos, pero si la economía real se activa, este plan de empleo será un instrumento para la empleabilidad y para la competitividad de las empresas". El dirigente sindical pidió "responsabilidad social a las empresas para que reviertan a la sociedad los beneficios y responsabilidad social a los bancos para que hagan la tarea que les corresponde" y apostó también por "abrir las empresas al exterior, mejorar las infraestructuras y mejorar la política en I+D+i", entre otras medidas. ACTUACIONES DEL PLAN Los objetivos del nuevo plan se articulan en una serie de medidas que se detallan en el propio texto suscrito hoy. Así, en lo que se refiere a la potenciación del Servicio público de Empleo, se mencionan la modernización de las agencias de empleo y de los servicios centrales del SNE; el fortalecimiento del Observatorio Navarro del Empleo; la mejora de la orientación, información e intermediación laboral, y los procesos de intervención integrales con colectivos específicos. Por lo que respecta a la mayor calidad del empleo, se abordan cuestiones como la estabilidad, la salud laboral, el trabajo no declarado o el sector de servicios a las personas. La mejora de la cualificación profesional contempla aspectos como la gestión de la formación para el empleo a través de la formación INAFRE; la adecuación de la formación a las necesidades del mercado y de los trabajadores; la formación ligada a sectores emergentes de la economía y del conocimiento, la apuesta por la calidad; el desarrollo del sistema de cualificaciones y acreditaciones; el reforzamiento del Centro Nacional de Referencia en Energías Renovables (CENIFER) y conversión del centro de Iturrondo en un centro innovador en materia de formación; potenciación de los planes de formación sectoriales, y compromiso con la territorialización de la formación. En el apartado referido a la potenciación de la actividad emprendedora se habla de emprendimiento, autónomos, economía social y cooperativas, o diversificación empresarial. Dentro del objetivo de conseguir un mercado laboral cohesionado se analizan cuestiones como la situación de los jóvenes, la igualdad de género, inmigrantes y temporeros, personas con discapacidad y centros especiales de empleo, empleabilidad de mayores de 45 años, o modelos mixtos de formación y empleo. Otra serie de medidas, en el epígrafe "Un plan de empleo inserto en la sociedad", hacen referencia al plan de movilidad a los centros de trabajo, la conciliación laboral y personal, el fortalecimiento de la negociación colectiva, o la resolución de conflictos laborales a través del Tribunal Laboral. Finalmente, por lo que respecta a la responsabilidad social empresarial y al medio ambiente, se analizan la difusión del modelo de responsabilidad social de las empresas; el medio ambiente y el mapa medioambiental de Navarra; la sensibilización de empresas, directivos y trabajadores hacia la responsabilidad ambiental, y los delegados de Medio Ambiente.