EL SECTOR DEL ALCOHOL ADVIERTE DE QUE SUBIR EL IMPUESTO INCREMENTA EL BOTELLÓN

MADRID|
Cerveceros de España, la Federación Española del Vino (FEV) y la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE) rechazaron este jueves que el Gobierno suba el impuesto especial aplicado al alcohol, y advirtieron incluso de que esta medida podría provocar un incremento del botellón.Así se expresan estas patronales en un comunicado conjunto con la Federación Española de Hostelería (FEHR) y la asociación agraria Asaja, en el que reclaman al Gobierno que no suba impuestos que graven el consumo y defienden el mantenimiento de la fiscalidad en los términos actuales.El director ejecutivo de FEBE, Bosco Torremocha, afirma que “si el objetivo del Gobierno es actuar con neutralidad, el impacto de esa hipotética subida no sería neutro para la hostelería, ni para la recaudación, que de hecho bajaría como ocurrió en 2013, cuando se subieron los impuestos especiales a las bebidas espirituosas”.“Seguimos defendiendo que es posible recaudar más sin incrementar ninguno de los impuestos y que la mejor estrategia para maximizar la actividad económica y la recaudación fiscal del sector y su cadena de valor es mantener la política fiscal actual. Nuestro sector ya ha demostrado la capacidad de recaudar más”, explica Jacobo Olalla, director general de Cerveceros de España.En la misma línea, Pau Roca, secretario general de la FEV, sostiene que “la subida en una sola categoría, como los espirituosos, provocaría una tensión entre los distintos sectores. Hay un “ancla” que es el impuesto cero del vino, "pero la cuerda no debería romperse”.“La subida fiscal acabará trasladándose a los consumidores y, lo que es peor, seguiremos incentivando el botellón y el consumo fuera del canal de la hostelería, que es la que genera más recaudación”, concluye Emilio Gallego, secretario general de la FEHR.