El IESE por dentro: la escuela que según FT forma directivos mejor que Harvard


Lainformacion.com|
  • www.lainformacion.com ha entrado en las 'cocinas' del IESE, la escuela de negocios que 'Financial Times' sitúa en el primer puesto en el ránking mundial de formación de directivos.

  • Sobriedad, el alumno como protagonista, influencia y programas sólidos y con continuo seguimiento son algunos de los ingredientes de la receta de la escuela de negocios española.

Etiquetas

El diario británico Financial Times situaba hace apenas una semana al Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), la escuela de posgrado en dirección de empresas de la Universidad de Navarra, en el primer lugar de un ránking en el que incluía a los principales centros de formación de directivos del mundo.

El IESE ha mantenido esa posición, frente a una durísima competencia, durante los últimos tres años, pese a que en algunos parámetros que se evalúan -tecnología, formación del profesorado, diseño de las aulas, graduados relevantes-, los resultados son muy similares a los de otras escuelas de negocios como la de la prestigiosa Harvard o el IMD, de Laussana.

Entonces cuál el secreto del IESE. La Información ha hablado con responsables, profesores, coordinadores, alumnos y ex alumnos de la escuela española para saber su receta para jugar en la Champions de las escuelas de negocios y, además, salir vencedora en casi todos los encuentros.

La cercanía con el alumno, el rigor, la excelencia académica, la influencia, los graduados relevantes e, incluso, las publicaciones del profesorado en medios académicos y de prestigio son algunos de sus avales, pero hay más, aseguran los responsables del centro. 

"La razón de ser del IESE y de la Universidad de Navarra no es ser la primera o la segunda en un ránking. Su razón de ser es influir en la sociedad", admite Guido Stein, profesor del departamento de Dirección de Personas en las Organizaciones del IESE. 

Todos los años pasan por las aulas de esta escuela de negocios más de 4.000 empresarios y directivos que hoy conforman una de las comunidades empresariales más importante del mundo, con 45.000 antiguos alumnos. Una gran comunidad que consigue extender la misión de la escuela de "desarrollar líderes competentes que tengan un impacto positivo y duradero en las personas, las empresas y la sociedad por todo el mundo".

Stein define el éxito del IESE de manera muy gráfica: "En Harvard dicen que somos como ellos... Pero con un toque humano -con base católica-. Mucho más que humano diría yo...". 

Lo cierto es que el IESE no es como la Universidad estadounidense del estado de Massachusetts. El profesor asegura que el "objetivo es formar directivos con una visión del mundo y del hombre determinada y, lógicamente, salir en estos rankings nos permite jugar en la Champions y si juegas en el top de la clasificación mundial puedes influir más en la sociedad que, repito, es el objetivo".

Stein deja clara una diferencia: "Los participantes en los programas del IESE no son clientes, son alumnos. Son personas a las que nosotros formamos. Puede que alguna de sus empresas sean clientes nuestros, pero ellos no. Ellos, según entran por la puerta son alumnos y hay una relación profesor-alumno, que no es económica. Es personalizada".

En el IESE, insiste Guido Stein, "el centro es el alumno no la carrera profesional del profesor. Aquí no enseñamos mejor finanzas que en otras escuelas ni tenemos mejor tecnología, aunque nuestra excelencia académica esté ahí y es lo primero, pero en cuanto hablamos de relaciones personales, de personas... Ahí sí que somos mejores y es nuestro rasgo diferenciador con las otras 'grandes' a nivel mundial". 

Volviendo a la clasificación del Financial Times, de los programas Custom del IESE, destaca la internacionalidad de sus clientes, categoría en la que alcanza el primer puesto de la lista. Además, la escuela está entre los cinco primeros puestos en once de las quince categorías, confirmando así la solidez de sus programas en todos sus aspectos. También subraya la calidad del claustro formado en las mejores universidades del mundo, que ha sido puntuado muy positivamente por los alumnos y las empresas.

En el apartado de los programas abiertos, el diario británico valora especialmente las alianzas con escuelas de la talla de Harvard Wharton o CEIBS. El IESE despunta también por su internacionalidad, pues sus Programas Abiertos se imparten desde los cinco campus que la escuela tiene repartidos por el mundo (Barcelona, Madrid, Nueva York, Múnich y Sao Paulo). 

El IESE se enorgullece además, de que es, tras Harvard, la escuela que más casos propios produce y eso "desde el punto de vista académico, de expediente, apenas tiene brillo, o lo tiene limitado, pero en la clase tiene un enorme impacto" porque las clases en esta escuela de negocios son prácticas y dinámicas y en las mismas se exige la permanente participación e interacción entre alumno y profesor.

La experiencia de una ex alumna

Rocío de Zunzunegui Ruano, en la actualidad directora comercial de varios proyectos dentro del Grupo  Villar Mir, cursó el pasado año 2016 el Programa de Desarrollo Directivo (PDD) del IESE. "Una de las mejores decisiones en el ámbito profesional que he tomado desde hace tiempo es cursar el PDD del IESE", asegura Rocío, hoy monitora dentro del PDD.

Rocío de Zunzunegui, antogua alumna del IESE Rocío de Zunzunegui, antogua alumna del IESE

Rocío de Zunzunegui, antogua alumna del IESE

"Yo soy licenciada en letras y en una situación de tener que dirigir equipos y tomar decisiones notaba que tenía carencias en cuestiones financieras, de números... Ello me llevó a decirme a hacer el curso y una vez hecho, te das cuenta que no sólo te aporta conocimiento", asegura. "Lo que hace diferente al IESE respecto a otras escuelas es el aporte añadido que te da a la hora de tomar decisiones. Ahora, cuando tomo una decisión en mi andadura profesional sé porqué lo hago y tengo en cuenta otro tipo de cuestiones, como los valores", dice Rocío.

Esta ejecutiva que trabaja para el Grupo Villar Mir reconoce que en el Programa de Desarrollo Directivo del IESE "he aprendido un montón de finanzas, de contabilidad, de análisis del negocio... Pero lo que te da es ese enfoque de, a la hora de tomar decisiones, no hacerlo solo desde el punto de vista del negocio". El human touch, que decía el profesor Stein.  

Red de alianzas internacionales 

Pero no sólo eso. la directora de Executive Education y miembro del Consejo de Dirección del IESE, Mireia Rius, asegura que este ránking confirma la confianza depositada en el IESE por nuestros alumni, participantes y empresas, "que reconocen la solidez, excelencia y eficacia de nuestros programas".

En este sentido, Rius recuerda que "en el IESE creemos que la formación de directivos debe incorporar tres elementos fundamentales: un alto grado de personalización que se apoye en los últimos avances académicos y tecnológicos; un claustro altamente implicado en el aprendizaje de los participantes; y una extensa red de alianzas internacionales".

El IESE proporciona un entorno de aprendizaje único en el que empresas y directivos tienen la oportunidad de interactuar, tanto presencial, como virtualmente, y crecer; y todo ello con el convencimiento de que su integridad puede contribuir a construir un mundo mejor. Según Guido Stein, esto es especialmente importante "en una coyuntura como la actual, radicalmente cambiante e incierta, que obliga a replantearse las reglas del juego en los entornos corporativos".

El IESE ofrece formación para directivos de todo el mundo desde su fundación en 1958, una época en la que el concepto de executive education era poco conocido fuera de Estados Unidos. La escuela marcó un hito en Europa con la puesta en marcha programas dirigidos a altos directivos y se ha convertido en un actor clave en la oferta de programas para empresas altamente personalizados. En la actualidad, el IESE ofrece programas en todo el mundo, incluyendo Barcelona, Madrid, Nueva York, Múnich, Sao Paulo, Miami, Shanghai y Varsovia.

Roberto Macció es el director de programas Custom del IESE. La parte de la escuela de negocios dirigidas directamente a las empresas de todo el mundo, que mandan a sus directivos a formarse al IESE en programas específicos, "muy concretos", de "corta duración" (los más largos son de 4 semanas) y confeccionados "a la carta", según las necesidades que cada compañía tiene y solicita en un momento dado.

"Las empresas buscan en nosotros", dice Macció, "un partner, que les apoye en sus planes estratégicos. Ahora estamos en un momento de cambio y buscan que el IESE 'entrene' a sus directivos" (el banco italiano Fineco realizaba un programa en Madrid para sus directivos esta pasada semana) "para ese cambio. Algo complejo porque no hablamos sólo de conocimiento, ni siquiera de habilidades, estamos hablando, sobre todo, de actitudes".