PSOE de Cartaya pide que se convoque la junta de seguridad para actuar con más eficacia en los robos en el campo


HUELVA|

El PSOE de Cartaya (Huelva) ha elevado una moción al próximo pleno en la que pide al alcalde de la localidad, el independiente Juan Polo, y a su equipo de gobierno tripartito --ICAR, PP y PA-- que convoque la Junta Local de Seguridad para actuar con más eficacia en los campos ante los robos.

El concejal del grupo socialista en el Consistorio Antonio Escudero ha señalado que "el primer edil y su socios de Gobierno tenían que haberla convocado antes de que diera inicio la campaña agrícola", motivo por el que le instan a que se convoque ya "porque así lo está demandando el propio sector".

"Le reclamamos que se implique en un tema que causa mucha preocupación durante los meses de campaña, ya que los robos son cada día más frecuentes en el campo", ha remarcado Escudero.

Los socialistas han manifestado que "es fundamental que se facilite la interlocución de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con los agricultores a través de esta Junta Local de Seguridad en la que participen las organizaciones agrarias que operan en nuestro pueblo".

Desde el PSOE de Cartaya, piden que se ampare a los vecinos y agricultores, "puesto que no solo se han dado robos de frutas en las fincas, sino también en las casas de campo y en los equipamientos agrícolas, además, de productos como abonos y fitosanitarios, cuyo posterior uso incontrolado puede suponer un riesgo para la salud pública".

Para los socialistas, "la situación es grave y necesita que se actúe urgentemente". En esta línea, el concejal socialista ha insistido en que "la disminución" en estos años de Gobierno del PP de las plantillas en la Guardia Civil, especialmente en su despliegue en el medio rural, "ha llevado aparejado un incremento descontrolado de sustracciones en el campo".

A su juicio, esta situación "se ha visto agravada en la explotaciones agrarias donde cada vez es más habitual actuaciones de grupos organizados que se dedican a la sustracción de productos agrícolas y de distintos materiales de las instalaciones y explotaciones, llevando a muchos agricultores a pernoctar en sus explotaciones durante la campaña agraria y los más pudientes a poner seguridad privada", ha concluido el edil.