La UE estudia la fórmula para que los gigantes digitales paguen impuestos


  • Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea defendieron hoy que debe encontrarse una solución global para que las grandes empresas digitales paguen impuestos.

  • Los 28 debaten este sábado una propuesta de Francia, con el apoyo de España, Alemania e Italia, para introducir una tasa sobre la facturación de Google, Amazon, Facebook o Apple.

  • [Te interesa leer: Los 4 grandes de la UE buscan gravar con impuestos a los gigantes de internet]

Sede de Google en Mountain View, California (EE.UU.)

Sede de Google en Mountain View, California (EE.UU.) EFE

Etiquetas

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) defendieron hoy que debe encontrarse una solución global para que las grandes empresas digitales paguen impuestos y mostraron reservas ante la propuesta impulsada por Francia para crear un impuesto sobre la facturación, que debaten este sábado.

"El objetivo es encontrar una solución de forma que en el consejo de ministros de Economía y Finanzas de diciembre tengamos una idea común que presentar como propuesta a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) porque Estonia cree que la mejor solución es global", dijo el ministro estonio, Toomas Toniste, a su llegada a la reunión de ministros europeos que acoge su país.

Los titulares económicos de los 28 debaten este sábado una propuesta impulsada por Francia con el apoyo de España, Alemania e Italia para introducir una tasa sobre la facturación de las grandes empresas digitales, como Google, Amazon, Facebook o Apple, cuya recaudación sirva para compensar las cantidades que estas compañías estarían dejando de pagar al fisco en impuesto de sociedades.En este sentido, el ministro estonio, cuyo país ocupa la presidencia semestral de la UE, señaló que el modelo de negocio de las empresas digitales no se ajusta a las premisas del sistema tradicional de imposición, basado en gravar los beneficios de las empresas allí donde las empresas tienen presencia física, por lo que este "ya no se podrá aplicar".

Varios ministros expresaron, sin embargo, sus reservas sobre la adecuación del modelo propuesto por los cuatro grandes países del euro.El ministro de Finanzas maltés, Edward Scicluna, dijo esperar que esta "no sea otra tasa a las transacciones financieras", en referencia al impuesto propuesto hace años que, sin encontrar consenso entre los Veintiocho, acabó reduciéndose a una cooperación entre diez países que a día de hoy sigue sin avanzar."Si va a cambiar todo el sistema de imposición uno tiene que mirarlo globalmente, no parcialmente, porque implica a Estados Unidos y a China", dijo Scicluna, quien insistió en que necesita conocerse cuál sería el impacto de este impuesto.

En la misma línea, el ministro luxemburgués de Finanzas, Pierre Gramegna, explicó que el hecho de que una empresa tenga una gran facturación no implica que tenga grandes beneficios, por lo que "tener una base diferente para la imposición es complicado".

"Cualquiera que sea el resultado de esta iniciativa, si es que se resuelven los temas técnicos, lo que tiene que hacer la UE es convencer al G20 y a la OCDE para adoptar la misma solución". 

"Una cuestión de justicia"

El ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire, defendió hoy que la propuesta que ha impulsado con España, Alemania e Italia para introducir un impuesto sobre la facturación de las grandes compañías digitales es una cuestión de "justicia" y confió en conseguir el apoyo de más países.

"Es una cuestión clave para la justicia, igualdad y para la eficiencia fiscal", dijo Le Maire a su llegada a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) que se celebra este sábado y en la que se debatirá por primera vez el plan.

Le Maire aseguró que la propuesta ya tiene el apoyo de diez países, entre ellos, Austria, Bulgaria, Eslovenia, Letonia y Grecia.El titular de Economía francés afirmó que espera que para mediados de 2018 haya una propuesta de la Comisión Europea al respecto.

El ministro galo defendió que se trata de "cumplir" con los ciudadanos y "demostrar que Europa puede defender sus propios intereses" en un momento en que hay un "problema de fiscalidad con los gigantes de Internet" y "compañías se benefician del mercado europeo sin pagar una cantidad justa de impuestos".

"No podemos aceptar que los gigantes de Internet puedan crear tanto valor a partir de los datos europeos, españoles, italianos y no pagar por ello", dijo Le Maire.

"Cómo les explicaríamos a la industria automovilística, las pymes, que generan menos valor que deben pagar religiosamente sus impuestos en cantidades elevadas mientras que Google, Amazon, Facebook, Apple y otros gigantes solo pagarían impuestos extraordinariamente bajos. No es aceptable", insistió.

Le Maire no pudo precisar, sin embargo, cuál sería el impacto económico de la tasa que propone, y cuyo objetivo sería compensar con un gravamen a la facturación lo que no abonan estas empresas en impuestos de sociedades.