A prevé "buenas perspectivas" para la campaña apícola por el balance hídrico del año agrícola

SEVILLA, 28 (EUROPA PRESS)

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos en Andalucía (COAG-A) prevé que la campaña apícola se presenta con "buenas perspectivas" para el sector productor gracias "en gran medida" al balance hídrico del presente año agrícola, que se ha situado en cotas similares a las de un año normal, "algo que no ocurría desde hace varias campañas".

En un comunicado, la organización agraria indicó que a esta buena situación en materia de agua hay que sumarle las temperaturas propicias, acordes con la estación primaveral, que ha facilitado una buena enjambrazón de las colmenas, permitiendo así a los apicultores realizar particiones en sus colmenas y resarcirse de las numerosas bajas invernales.

A diferencia de lo ocurrido en campañas pasadas, este año la producción de miel de sierra ha sido "más uniforme" y se puede hablar de "una buena recolección", destacando que se han conseguido mieles monoflorales, como es el caso de la miel de romero, que llevaban varios años sin producirse. En el caso de la miel de azahar también, según indicó, se espera una buena cosecha, aunque con diferencias entre las distintas zonas productoras. En cuanto a polen, la producción se ha situado en unos márgenes normales.

En estos momentos, COAG-A está a la espera de ver cómo concluye la primavera, para ver la evolución de las producciones más significativas, como es el caso de las mieles de girasol y milflores, que darán la verdadera medida de la campaña.

En cuanto a los precios, COAG-A mostró esperanza en que los productores reciban mejores precios, ya que "algunos de los más importantes países productores de miel, como son China y Argentina, han tenido malas campañas". Sin embargo, advirtió de que "esta realidad no se está trasladando a las ofertas iniciales que están recibiendo los apicultores", por lo que recomendó a los profesionales andaluces que se informen antes de vender sus producciones.

Andalucía es la principal región productora de España, con más de 500.000 colmenas, que se concentran en unas 3.200 explotaciones.