Agricultura ofrecerá asesoramiento técnico a los afectados por el granizo para garantizar la cosecha del próximo año

LOGROÑO, 25 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural asesorará a los agricultores afectados por la tormenta de granizo que ha devastado una extensa zona de cultivos en La Rioja Baja con el fin de asegurar la recuperación de los mismos, en los casos en los que sea posible; o la preparación de la próxima cosecha, en aquellos en los que la fuerza del granizo haya malogrado las plantaciones.

En este sentido, el consejero de Agricultura, Íñigo Nagore, recordó que hace un año los viñedos de la finca institucional de La Grajera se vieron igualmente afectados por el granizo, con lo que la experiencia de los trabajos desempeñados para su rehabilitación servirán de gran utilidad para informar a los profesionales del campo.

De esta forma, técnicos de la Consejería de Agricultura, además de realizar la prospección de terrenos para evaluar daños, informarán a los agricultores de los pasos a seguir, manteniendo reuniones con los afectados e indicando qué prácticas culturales se presentan como las más adecuadas según cada caso. Para ello se contará con la colaboración de las Organizaciones Profesionales Agrarias.

Así lo explicó el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Íñigo Nagore, en la visita que realizó esta mañana a la zona, en un recorrido por Pradejón, El Villar de Arnedo, Tudelilla, Arnedo y Cervera. Estas localidades y su entorno han sido las más afectadas por la tormenta de granizo del domingo por la tarde, si bien aún es pronto para realizar valoraciones tanto económicas como de superficie dañada, aunque se apunta a una extensión superior a las 5.000 hectáreas.

Sí ha certificado el consejero, sobre el terreno, que "los daños han sido cuantiosos y en diferentes tipos de cultivo: viñedo, sobre todo; cereal, almendro, algo de olivo y también champiñón, que se ha visto afectado por la rotura de tejados de uralita; y otras infraestructuras agrarias".

En este último caso, la Consejería de Agricultura colaborará con los Ayuntamientos en todo lo posible para subsanar los desperfectos ocasionados por la tormenta.

LA IMPORTANCIA DEL SEGURO AGRARIO

Según explicó Nagore, los daños han sido notables, pero son realmente graves para los agricultores que no cuentan con seguro agrario. Un ejemplo claro es el caso de Tudelilla. De las más de 700 hectáreas de viñedo en la zona, sólo 70, un 10 por ciento, están aseguradas, con lo que las pérdidas serán muy sensibles.

El índice de aseguramiento en el resto del área dañada, según datos provisionales, probablemente no supere el 30 por ciento de aseguramiento, lo que implica unos niveles muy bajos que no garantizan el mantenimiento de la renta del agricultor en el momento en el que se dan circunstancias como la sucedida en la tarde de ayer.

Íñigo Nagore explicó que estos seguros están muy subvencionados por la Administración, aportando entre el Gobierno de La Rioja y la Entidad Nacional de Seguros Agrarios (ENESA) unos 6 millones de euros anuales en concepto de ayudas al aseguramiento.

EMPRESAS AFECTADAS

Por su parte, el consejero de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro, que también se desplazó esta mañana a Arnedo para visitar varias de las empresas de calzado afectadas por las tormentas de ayer, destacó el esfuerzo que están haciendo todas ellas para recuperar la normalidad lo antes posible y paliar los efectos causados por el pedrisco y el agua en sus centros de trabajo.