ASAJA C-LM exige a las administraciones públicas protección para los agricultores de la región ante los robos organizados

TOLEDO, 10 (EUROPA PRESS) La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Castilla-La Mancha exigió hoy a las administraciones públicas que aumenten la protección en las zonas rurales de la región donde se están produciendo una "desmesurada" oleada de robos organizados que atentan "no sólo contra la propiedad de los profesionales, sino también contra su propia integridad física". Según informó la Asociación en nota de prensa, todas las comarcas de las cinco provincias castellano-manchegas se han visto afectadas y el número de robos continúa en aumento, lo que está provocando entre los agricultores nerviosismo, indignación y una sensación de inseguridad que les prohíbe desarrollar su actividad con normalidad. De este modo, ASAJA exigió al Gobierno regional y al central que, de manera urgente, administre el Estado de Derecho y aplique medidas que terminen con la inestabilidad en el campo. "Al igual que se han incrementado notablemente la presencia de guardas forestales en los pueblos para vigilar el medio ambiente, es necesario que aumente la vigilancia en el campo para velar por la seguridad de los vecinos y sus propiedades", argumentó.. Para ASAJA de Castilla-La Mancha, la sola existencia de un robo más significa que las medidas aplicadas por las administraciones "son insuficientes". Por tanto, la Organización advirtió de que "no va a participar en un debate estéril, pues mientras se producen negociaciones, aumenta el miedo en el medio rural", agregó. "Los actos delictivos que antes eran aislados ahora son robos de bandas organizadas que sustraen de las explotaciones desde gasóleo, cobre, maquinaria, aperos y herramientas hasta sistemas de regadío completos, tractores o incluso ganado o la propia producción", apostilló. De este modo, ASAJA aseguró que la situación es insostenible porque al perjuicio que acarrean los robos para los titulares de las explotaciones se une la falta de liquidez provocada por la coyuntura económica actual y la paralización de la actividad productiva, "lo que aumenta aun más las pérdidas para los agricultores y ganaderos castellano-manchegos", argumentó. "Todo esto, unido a la necesidad de aumento de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, ha llevado a que los vecinos, indignados ante la situación, se planteen la organización de patrullas formadas por ellos mismos, con el correspondiente peligro que esto conlleva", manifestó. Por todo ello, el Comité Ejecutivo Regional de ASAJA de Castilla-La Mancha se reunirá mañana con el delegado del Gobierno de la Región, Máximo Díaz-Cano, como último recurso, para exigir protección y seguridad en el campo.