Asaja califica el anteproyecto de Ley de Agua como "mejorable" si bien COAG y UPA lo ven "positivo"

SEVILLA, 17 (EUROPA PRESS)

La organización agraria Asaja en Andalucía calificó el anteproyecto de Ley del Agua como un texto "muy ambicioso", pero "mejorable", mientras que COAG y UPA en Andalucía lo consideraron positivo en puntos como la participación activa o la revisión de derechos concesionales.

En un comunicado, Asaja-A lo calificó como un texto "muy ambicioso", pero "mejorable", por lo que presentará alegaciones a 18 de los 99 artículos con el objetivo de perfeccionarlo y conseguir que responda "no sólo al espíritu, sino también a la letra del Acuerdo Andaluz por el Agua".

Indicó que es "importante" que al ser un marco para el desarrollo de toda la política de aguas de la Comunidad tenga en cuenta "la experiencia y las apreciaciones de los agricultores y regantes, los principales usuarios del agua en la región".

Asimismo, anunció que se reunirá la próxima semana con el director de la Agencia Andaluza del Agua, Jaime Palop, para trabajar en la mejora del texto, especialmente en aquellos artículos referentes al régimen económico y financiero, al banco público de aguas, a las servidumbres, a las concesiones, a las aguas subterráneas y al régimen sancionador, que son "los de mayor interés para el sector agrario y los que más se alejan de lo que se recogía en el Acuerdo Andaluz por el Agua".

Por su parte, COAG-A consideró que el anteproyecto de Ley de Aguas incluye algunos aspectos "especialmente" positivos, ya apuntados en el Acuerdo Andaluz del Agua, tales como la participación activa y la transparencia en la gestión, que se materializan en la "valiente" apuesta de poner en marcha el Observatorio Andaluz del Agua.

Este observatorio debería disponer, según apuntó, de toda la información actualizada sobre los titulares de los derechos de agua y su cuantía, y es el apoyo "necesario" para el funcionamiento del Banco Andaluz del Agua, herramienta encargada de evitar "el mercadeo con un bien público entre particulares".

Señaló que el banco debe funcionar bajo las actuales prioridades en la asignación de usos, valorando cualquier posible flexibilización puntual de forma transparente, y siempre que se justifique por el beneficio público.

En ese sentido, uno de los aspectos que COAG consideró negativos, y que además contradice lo firmado en el Acuerdo Andaluz del Agua, es precisamente el orden de preferencia de usos que establece en su artículo 24, en el que ha desaparecido el concepto de "regadío", con lo que la agricultura andaluza pierde un derecho histórico.

Otro de los aspectos positivos de este documento es que garantiza el uso sostenible de los recursos, considerando fundamental el respeto a los caudales ecológicos y el mantenimiento de las aguas en buen estado.

De igual manera, destacó que el anteproyecto se plantea en un momento óptimo, ya que según la Directiva Marco de Aguas, se está en pleno proceso de planificación hidrológica, y la ocasión es idónea para plantear la recuperación de costes, incentivando el uso responsable de los recursos.

Por su parte, UPA-A señaló que el texto recoge "importantes" novedades como la unidad de gestión y explotación de recursos del agua; la revisión de derechos concesionales o la regulación tarifaria que abarca todos los usuarios del agua.

En cuanto al Banco Público de Agua, indicó que es un instrumento flexible que permitiría el intercambio de recursos entre usuarios de distintos tipos.

UPA-A subrayó que la futura Ley de Aguas andaluza contempla el cambio de uso del agua en cuanto a los derechos concesionarios se refiere, lo que permite resolver demandas como las de las termosolares u otros proyectos destacados para el desarrollo andaluz.