COAG cuestiona su permanencia en Hortyfruta ante la falta de medidas "eficaces" contra crisis de precios

ALMERÍA, 29 (EUROPA PRESS)

COAG-Almería cuestionó hoy su continuidad en la Interprofesional de Frutas y Hortalizas de Andalucía (Hortyfruta) ante la ausencia de medidas consensuadas y con "repercusión" en su seno contra la crisis de precios que sufre el sector desde el pasado mes de marzo y que ha llevado a la organización a diseñar un calendario de movilizaciones en unión con Asaja y UPA.

En rueda de prensa, el secretario provincial de COAG, Andrés Góngora, criticó el rechazo a las propuestas del sindicato agrario por parte de La Asociación Provincial de Empresarios de Productos Hortofrutícolas de Almería (Coexphal), única plataforma comercializadora con representación en Hortyfruta y a la que acusó de mantener un "egoísmo feroz" además de "sólo pensar en sí misma para sobrevivir y comprarse buenos coches".

La adopción de estrategias inmediatas no pasa, a su juicio, por la suspensión de las segundas categorías decretadas por la Interprofesional para algunos productos como calabacín o berenjena ya que se ha demostrado --subrayó-- que en los últimos dos años no ha surtido "suficiente efecto" en el freno de la caída de los precios.

Pese a matizar que el posible abandono de COAG-Almería es sólo un "avisa", Góngora hizo referencia a la extinción de organizaciones similares en el sector de la pera y la manzana o los cítricos debido a que "sólo se dedicaban a inservibles campañas de promoción" al tiempo que señaló que, por el momento, los criterios para decretar las alertas amarillas y rojas no son coincidentes con el baremo de los agricultores.

Los datos aportados por las alhóndigas de la provincia, según informó la organización en una nota el pasado lunes, revelan que entre la semana del 18 al 23 de mayo el tomate se quedó en un corte de 0,19 euros por kilo, una media de precio en subasta que se extiende a la berenjena, el pimiento mientras que el pepino y el calabacín oscilan entre los 0,10 y los 0,15 euros el kilo.

La producción de temporada, melón y sandia principalmente, tampoco "se salvaría de la quema" ya que COAG apunta a que los agricultores la están vendiendo a 0,20 y 0,14 euros el kilo. La judía verde se vende por debajo de 90 céntimos frente a un coste de producción es de 1,50 euros.