COAG-IR de C-LM elabora un documento en defensa del olivar que remitirá a los ayuntamientos de la región

TOLEDO, 24 (EUROPA PRESS) La Coordinadora de Agricultores y Ganaderos Iniciativa Rural (COAG-IR) de Castilla-La Mancha ha elaborado un documento en defensa y apoyo del olivarl que remitirá a los grupos municipales de los ayuntamientos de la región para que lo eleven en sus plenos, en calidad de moción institucional. La propuesta destaca la importancia económica, social y medioambiental del sector oleícola en la comunidad autónoma, y la grave crisis en la que está inmerso como consecuencia de los precios en origen, lo que hace peligrar la economía de las familias que se dedican al cultivo social del olivar y de los miles de puestos de trabajo directos e indirectos que genera, informó COAG-IR en nota de prensa. La superficie oleícola con la que cuenta Castilla-La Mancha asciende a 385.356 hectáreas, un 8,6 por ciento de la superficie agraria útil, según se desprende de los datos con que COAG-IR ha cifrado en unos 2,6 millones los jornales que genera anualmente el olivar, para fijar la población en el medio rural. No en vano, el 45 por ciento de los olivares está situado en zonas de gran pendiente y suelos pobres en las que no sería posible la implantación de otra alternativa de cultivo, motivo por el que su abandono contribuiría al aumento de la erosión, el deterioro del medio y el desarraigo de la población rural. Los costes de producción de los diferentes tipos de olivar fluctúan entre los 1.500 y los 2.500 euros, mientras que las cotizaciones del aceite de oliva en origen actuales oscilan entre 1,7 y 1,9 euros el kilo --dependiendo de su categoría-- frente a los 2,6 euros por kilo de la pasada campaña. Esto se traduce en unas pérdidas globales para los oleicultores de la región superiores a los 56 millones de euros --la producción de Castilla-La Mancha en la presente campaña asciende a 70.000 toneladas de aceite de oliva, sin contar con los datos del pasado mes de marzo--. PÉRDIDAS EN LOS INGRESOS DE LOS PRODUCTORES Estas pérdidas repercuten en los ingresos directos de los productores, en sus empresas y en las almazaras cooperativas, que se ven igualmente afectadas por la pérdida de rentabilidad de la actividad productiva y comercial del aceite de oliva virgen. COAG-IR considera que esta situación sólo puede resolverse desde el inequívoco compromiso, inmediato, expreso y público de todas las instituciones democráticas de las zonas olivareras con los agricultores y agricultoras dedicados al cultivo del olivar y con las empresas que comercializan su producción, mediante la puesta en marcha de una serie de medidas que permitan recuperar la rentabilidad de las explotaciones. Por todo ello, la organización agraria pide a las corporaciones locales que, a través de sus plenos, soliciten tanto al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino como a la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural de la Junta de Comunidades que insten a la Unión Europea a la actualización y activación inmediata del mecanismo del almacenamiento privado, para la contención de la oferta y la estabilización del mercado. Asimismo demanda la protección del olivar tradicional y, especialmente, al situado en las zonas más desfavorecidas, mediante la mejora de la rentabilidad de sus cultivadores. El desarrollo de estrategias que favorezcan la concentración de la oferta de los productores de aceite y la modificación, por parte de la Unión Europea, de la normativa comunitaria relacionada con las mezclas de aceite de oliva y su denominación, son otras de la peticiones que se contemplan en el documento elaborado por COAG-IR.